Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

México contra el mundo

julio 14, 2014

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n3436221.htm

México contra el mundo

Federico Ling Sanz Cerrada*

Y que conste que no voy a hablar de futbol, aunque el tema está de moda y aunque parezca que es el tópico del momento, me permitiré dejar ese tema para futuras entregas (aunque al momento de escribir este artículo Italia acaba de perder frente a Costa Rica): La agenda internacional de nuestro país ha sido uno de los temas que más llaman la atención y distinguen las gestiones de los diferentes gobiernos a lo largo de los últimos años. Mucho se habló de las diferencias entre la administración de los gobiernos emanados de Acción Nacional y aquellos provenientes del Revolucionario Institucional. Quizá, en un primer momento de análisis, los puntos distintos entre ambos versaron en la manera de trato y orientación hacia Estados Unidos y hacia América Latina, y en el grado de participación o neutralidad que nuestro país tuvo de cara a los conflictos internacionales o a dilemas de corte multilateral.

En ese orden de ideas, desde hace unos 4 años, México enfrentó una dura contraposición en la opinión pública internacional, debido a la violencia y a la inseguridad que se vivía en el país. De esa manera, algunas de las cifras más relevantes para medir el impacto fueron aquellas que tienen que ver con indicadores económicos, comerciales y sobretodo de la actividad turística. Siendo entonces de esta manera, la política internacional de la nación tuvo (y tiene en buena parte) un eje en el tema de la seguridad. La diferencia hoy en día entre los distintos gobiernos y administraciones ya no está esencialmente en el trato con las naciones con quienes tradicionalmente hemos tenido vínculos estrechos, sino más bien en la forma en que habremos de revertir la imagen que tiene México en el exterior, para atraer turismo e inversiones.

Por tal motivo, resulta importante hacer un análisis detallado de la política exterior que nuestro país ha tenido en estos últimos meses, porque los esfuerzos para contrarrestar la imagen que nuestro país tiene fuera de sus fronteras son intensos. En ese marco general se puede ubicar la reunión de la Cumbre del Pacífico (APEC) que se está llevando a cabo en el Estado de Nayarit actualmente, en la cual participan los presidentes de Perú, Colombia, Chile y México. Evidentemente la reunión tiene como finalidad proyectar una imagen sólida de nuestra nación, como un país fuerte, seguro y en donde vale la pena invertir y con quien conviene incrementar el comercio. Además, el hecho de tener una agenda proactiva en el ámbito comercial puede dar estupendos resultados, porque es como una profecía auto cumplida o una explicación tautológica.

Pero este esfuerzo contrasta con un hecho en particular: el Departamento de Estado de Estados Unidos acaba de publicar su informe sobre la Trata de Personas y establece que nuestro país no cumple los estándares mínimos en el combate en esta materia. De esa manera, ante la audiencia general internacional, México vuelve a estar en el foco de la atención por motivos poco alentadores y nada halagadores (según ellos). La pregunta de fondo es: ¿cómo revertir la imagen de México cuando hay este tipo de información que se pone a disposición de la opinión pública internacional y sin ningún derecho de réplica o de contestación? De esa manera el trabajo que nuestros diplomáticos hacen día con día se ve disminuido por actores internacionales que (sin afán de hacerlo explícitamente) siguen mermando nuestra imagen en el mundo.

El reto no es menor y de allí dependen entonces muchas cosas que a simple vista no se pueden observar. No solamente se juega la imagen y percepción de México más allá de sus fronteras, sino los efectos prácticos de esto: la balanza comercial, las inversiones, el turismo, y otras cosas que tienen afectaciones directas en las personas y en bolsillo de los ciudadanos y en la economía de las familias en el territorio nacional. Aquí es donde se puede ver que la política exterior sí tiene implicaciones, consecuencias e impacto en la población y su vinculación con la política interna es directa y total.

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: