Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Inmediatez

julio 28, 2014

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n3480771.htm

Inmediatez

Federico Ling Sanz Cerrada*

En la semana que termina, en una noche sin mucho que hacer, me decidí a ver una serie de televisión producida en Estados Unidos en la cual se abordan fenómenos paranormales, universos paralelos, tele transportación y cosas por el estilo. La verdad es que no tiene importancia cuál era, pero voy a narrar un episodio (muy clásico de toda escena de televisión con estas características): el director del Departamento de la Policía que se encarga de investigar estos fenómenos y de esclarecer los hechos relacionados con ello, es citado en el Congreso a declarar. ¿El motivo? La falta de resultados tangibles y la imposibilidad de justificar de manera inmediata el gasto del dinero de los contribuyentes en un proyecto de dicha naturaleza. Y como no fue capaz de entregar resultados tangibles e inmediatos, los legisladores decidieron cerrar la oficina y cortarle el presupuesto. Huelga decir que como en toda serie de televisión, el director de la agencia policial chantajea a los congresistas y su división pudo seguir operando (en lo personal pensé: de otra manera se hubiera acabado la serie y todavía le faltan muchas temporadas).

Sin embargo, más allá de la ciencia ficción narrada en la serie, lo que se pone en evidencia es algo que todos sabemos, demandamos, buscamos y ofrecemos: resultados tangibles e inmediatez. La terrible consigna lanzada para el personaje en el sentido de dar resultados de manera rápida y concreta (y que además sirvan para legitimar las acciones de gobierno y el dinero de los impuestos de los ciudadanos) es una realidad en todos los sentidos. ¿Cómo justifica este personaje la falta de resultados que le fue demandada? Respuesta: diciendo que su división tiene un proyecto de largo alcance y que de no hacerlo, las consecuencias para nuestro universo sería nefastas y fatales. Ciencia ficción al fin y al cabo, ¿no?

Pero la realidad es que nuestra vida cotidiana se parece mucho más de lo que pensamos a esta escena ficticia de una serie de televisión: constantemente demandamos resultados inmediatos, tangibles y que justifiquen – en una correlación simplista de causalidad – nuestro quehacer cotidiano. Para ir un poco más allá, no solamente sucede en el ámbito personal, sino también en el ámbito de los gobiernos. Pongamos un ejemplo concreto: las reformas estructurales que tanto se han anunciado en nuestro país.

A lo largo y ancho de los periódicos, las pantallas de televisión y las computadoras, así como en la radio, los opinadores y analistas políticos se preguntan qué sigue después de las reformas y cuándo los mexicanos vamos a poder ver resultados concretos, producto de todo aquello que hemos hecho. Las reforma energética, de telecomunicaciones, fiscal, al campo, y otras tantas, si no producen resultados inmediatos, tangibles y concretos para el pueblo de México, entonces están destinadas a la condena en la opinión pública. En mi opinión personal creo que los resultados concretos son absolutamente necesarios (producto de una visión un tanto más pragmática de la vida, la política y la sociedad) y estoy a favor de ello; sin embargo también debo mencionar que nuestro permanente afán de inmediatez es lo que nos previene de planear en términos estratégicos y de largo plazo, de inventarnos cada día, de invertir, de sembrar, de ir más allá, de tener altura de miras y de pensar en los grandes proyectos de nuestra vida, aquellos que no pueden hacerse de la noche a la mañana y que tardan tiempo para construirse.

Nuestra sociedad, nuestra clase política, nuestro Gobierno y nuestro país tiene que ser capaz de encontrar el balance entre dar resultados concretos que le beneficien a la gente y que mitiguen el dolor y el sufrimiento de muchos de manera inmediata, pero también tiene que ser capaz de entender la relevancia de ciertos proyectos y caminos que no necesariamente tendrán un efecto cortoplacista y de cuyo éxito depende nuestra propia viabilidad y sostenibilidad en el largo plazo. Este es el equilibrio más difícil, pero tenemos que entender los alcances de uno y de otro, la importancia de ambos y generar la combinación ideal; allí está el secreto del éxito.

http://www.federicoling.com y @fedeling

Anuncios

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: