Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Poder en pedacitos

julio 14, 2014 ,

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n3462011.htm

Poder en pedacitos

Federico Ling Sanz Cerrada*

La semana pasada escribí sobre el poder y comenté algunas de las definiciones más importantes sobre el concepto. El poder, como objeto de estudio de la ciencia política, puede ser abordado desde múltiples puntos de vista; es una cualidad, un adjetivo y una acción. Es decir, el poder en sí mismo es verbo y sustantivo. Pero en esta ocasión quiero referir otro fenómeno del poder que no hemos abordado lo suficiente y que me ha venido a la mente, a raíz de la aprobación de las reformas en telecomunicaciones y -próximamente- la energética.

El fenómeno al que me quiero referir es la pulverización del poder. Aunque ya he escrito antes de ello, me gustaría aplicar esto al proceso político y a los resultados, producto de los cambios secundarios de las grandes reformas que se han ido fraguando en el Congreso. Pero vamos por partes: comenzaremos con la reforma en telecomunicaciones cuya legislación secundaria ha obligado a los grandes actores a tomar medidas en consecuencia. A raíz de estos cambios, el consorcio de telecomunicaciones del empresario Carlos Slim -América Móvil- decidió vender una parte de su compañía para dejar de se considerado como actor “preponderante”. Pero esta partición solamente me recordó que existen una serie de “jugadores” que se benefician (o perjudican) con estos cambios, como podría ser el caso de Televisa, quien es considerado como “preponderante” en términos de radiodifusión, según se puede observar en la prensa.

La pregunta es: ¿la reforma en telecomunicaciones va a beneficiar realmente a los mexicanos y a los ciudadanos haciendo más accesible los servicios? Sería la misma pregunta que podríamos hacernos cuando se discuta en el Pleno de las cámaras del Congreso la siguiente semana la reforma energética: ¿quiénes se beneficiarán con ella? Quizá las empresas y probablemente el Gobierno, pero no queda claro aún en qué plazo se dará el bienestar general para el consumidor final. Lo que nos queda entonces después de hacer estas reflexiones es que cada quien defiende un pedacito de su poder. El Gobierno hace lo suyo, también las empresas y los ciudadanos por igual. Cada actor tiene una agenda e intereses distintos, cada uno quiere diferentes cosas y por ende, busca utilizar el poder que tiene (y quizá expandirlo para tener un margen de maniobra más amplio) y tener beneficios concretos.

El poder no es algo único; no es un monolito o una cuestión unipersonal o unidireccional. El poder es una suma de pequeños (y no tan pequeños) poderes, que a su vez van constituyéndose como lo que conocemos como “el poder”, y desde afuera así se ve. Pero en realidad todos formamos parte de él. En mayor o menor medida, pero tenemos un “pedacito” de poder que utilizamos en nuestro favor. Al ver la pugna entre los consorcios de telecomunicaciones, las nuevas leyes, el IFETEL, el Congreso de la Unión, el Gobierno federal, la sociedad civil y otros actores, lo único que me queda como conclusión es que todos estos actores son beneficiarios y dueños de una parte del poder, y que lo utilizan para impulsar sus agendas (ya sean sociales, económicas o políticas). Como ya lo dijimos antes, este fenómeno no tiene una carga negativa o positiva, sino neutra (siempre y cuando sea usado con ética).

Pero para entender el poder primero debemos aprender y estudiar el concepto (desde la teoría), pero luego tenemos que ser capaces de entender que el poder se divide y tiene muchos nodos en donde confluye; son muchos actores (grandes y pequeños) los que usan y ejercen el poder y por lo tanto, el mapa del mismo es complejo, multipolar y se profundiza en diferentes niveles y en diferentes sectores. Pero tal como el gobierno, el poder también es un reflejo de la sociedad y así es como hay que estudiarlo, entenderlo y hasta predecirlo. El poder es un ente caprichoso que no puede apreciarse en su totalidad y en su complejidad si se le observa demasiado cerca. Tal como una pintura impresionista, desde más lejos se pueda observar será más claro.

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

Anuncios

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: