Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Me llamo Federico Ling

mayo 13, 2014 , ,

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n3387610.htm

Me llamo Federico Ling

Federico Ling Sanz Cerrada*

“Por si mañana me voy: a mis hijos casi nada quito o pongo con mi ausencia, si ellos logran comprender en el diario acontecer, que ellos son su propia herencia”. El pasado 23 de abril de 2014 – escasas dos semanas – falleció mi padre Federico Ling Altamirano. Fue un duro golpe y me tomó por sorpresa; no obstante que sea la ley de la vida y que todos vamos avanzado hacia el mismo destino, pero para todos aquellos que nos quedamos en este mundo, el dolor y el vacío que quedan es inenarrable, profundo, solitario.

Mi padre fue, entre muchas cosas, poeta, político, ingeniero, pero sobre todas las cosas, fue mi padre y no podría concebirlo de otra forma. Y quiero escribir este artículo a su memoria, porque precisamente aún falta mucho por aquilatar después de su partida. Lo enterramos en la ciudad de Durango – mi ciudad natal – al día siguiente de su muerte, y durante esa mañana se realizó un homenaje en la sede estatal del Partido Acción Nacional, como última parada antes de despedirse finalmente. En este homenaje me tocó articular unas palabras a nombre de la familia, y debo admitir que me costó enorme trabajo hacerlo; y al tomar el micrófono, tal como lo hago ahora al escribir este texto, decidí que sería la historia, la política y los políticos quienes hagan un recuento de todo aquello que hizo mi papá en su vida pública; yo más bien quiero hablar del hombre a quien llamé “papá” durante los últimos 31 años.

Aunque fuera difícil de entender para un joven, mi papá siempre me dijo que yo soy y siempre fui libre, y que mi responsabilidad era utilizar mi libertad en mi vida; y al mismo tiempo me dijo que tenía que asumir las consecuencias de haberla usado. También me enseñó a no tener miedo de definirme, y que los demás me habrían de aceptar o me rechazarían por lo que yo era, pero siempre en congruencia (política, personal, profesional, etc.). Mi padre fue un hombre que siempre nos dio seguridad, estabilidad y cercanía, pero más que nada, fue un hombre que supo luchar por lo que consideraba justo y por aquellas cosas en las cuales valía la pena desgastarse, incluía su propia salud. No fue un hombre vencido por las circunstancias, sino más bien supo sobreponerse a ellas, por más adversas que éstas hubieran sido, siempre desde su ética y congruencia personal. En resumidas cuentas, mi padre me dejó un legado.

Al salir del homenaje una señora me dijo: “tienes un gran peso sobre tus hombros y tienes enormes zapatos qué llenar”. Pero no estoy de acuerdo con esta frase. Mi padre me heredó principios y valores con los cuales vivir mi vida. No pienso llenar un currículum o ganar posiciones solamente para “llenar sus zapatos”; y mucho menos llevo un “gran peso sobre mis hombros”. No. Lo que yo tengo es un ejemplo de congruencia, de lucha y de esfuerzo para vivir mi vida de esa forma. Tengo, en todo caso, un estilo que seguir, pero no zapatos qué llenar. Me toca a mí mismo vivir mi vida con los principios con los que mi papá vivió la suya. El mejor legado que tengo es entonces mi nombre. Me llamo Federico Ling, igual que él. No podría sentirme más orgulloso del padre que tuve, de la formación que recibí y del ejemplo de vida que observé durante los últimos 31 años en casa de él y de mi mamá por igual.

Seguirán ahora días difíciles, agridulces, para mí, para mi madre, para mi familia, donde el dolor se mezcla con alegría: tristeza por su partida, pero alegría de saber que cumplió su misión en esta tierra y que ahora puede irse; alegría de saber que nos sentimos orgullosos de quien fue, del modo en que vivió sus 75 años y contentos de saber que, como dicen sus versos: nosotros mismos somos nuestra herencia, esa que él nos quiso dejar, que no habría otra mejor y que no querríamos que fuese de otro modo. Hasta donde estés, te repito mis últimas palabras: ¡te quiero mucho papá!.

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

comentarios

Cuanta razón tienes…siento mucho lo de tu padre. Un abrazo.

Jorge Castellanos

junio 23, 2014

A %d blogueros les gusta esto: