Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

La realidad no coincide

marzo 22, 2014

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n3315988.htm

La realidad no coincide

Federico Ling Sanz Cerrada*

La semana pasada tuve que enviar un paquete por mensajería certificada y necesitaba que éste llegara rápido a su destino. Lo envié desde Estados Unidos a México y mi intención era que el destinatario pudiera tener en su poder los documentos que le envié. A pesar de haber pagado una importante cantidad de dinero por este servicio, el paquete no llegó correctamente. La dirección era bastante simple (y en ocasiones anteriores ya había entregado cosas de esta manera), pero algo sucedió que mi paquete se perdió. Y después de varios días, es tiempo que todavía no tengo idea de dónde está mi paquete de documentos urgente que envié desde la semana pasada. Esto me resulta frustrante y además, paradójico. Vamos por partes: las comunicaciones hoy en día son eficientes; al menos, todas ellas que se mueven a través de satélites y de fibra óptica y de teléfonos inteligentes. Pero ¿qué sucede con las interconexiones que se mueven a través de las fronteras, o que involucran a la personas? Quizá la globalización del comercio (mercancías), de la información o hasta del crimen organizado ocupa un lugar preponderante, pero no así de las personas. La realidad es que las comunicaciones no funcionan igual. Las fronteras no son tan permeables y fáciles de usar como deberían (al menos, como han intentado vendernos en el pasado) y es fecha que los seres humanos no podemos transitar de un lugar a otro sin una cantidad interminable de papeleo, chequeos e interrogatorios.

Pues bien, esto me lleva a concluir una cosa: la realidad no coincide con lo que nos hemos imaginado que ésta debería de ser. Ni en México, ni en otros países, la realidad coincide con las ideas. Pongo un ejemplo: la creación del Instituto Nacional de Elecciones (INE) tan aplaudida por unos y tan vilipendiada por otros. La pregunta fundamental es que en México estamos legislando y creando leyes para el país que pensamos que somos y no para el país que de hecho constituimos. Nuestra realidad no coincide con nuestra idea preconcebida y en lugar de eso, en vez de ajustar las ideas, lo que queremos es que la realidad se ajuste a nuestro juicio. Otro ejemplo sería la federalización en México; ¿realmente nuestro país es una República Federal? Me da más bien la impresión de lo contrario. Para quienes no nacimos en el Distrito Federal, México es un país absolutamente centralista (lo cual no es malo por sí mismo). Pero quizá deberíamos dejar de intentar tan forzadamente que la realidad se adapte a lo que nosotros pensamos. Si México no es un país esencialmente federal, pues entonces, digamos que es un país centralista y ya, en lugar de contarnos un cuento que jamás se convertirá en algo real.

Fuera de México también pasa lo mismo: en Estados Unidos se han contado mil veces el cuento de la reforma migratoria, cuando la realidad es que el país no va a aprobar una reforma integral en ese sentido. Quizá sea mejor asumir que esto no sucederá, para tener elementos reales con los cuales debemos jugar el juego. O bien, la legislación para el control de armas, la realidad es que no va a cambiar en Estados Unidos, así que quizá sería mejor dejar de decir que las armas de la frontera no pasan de contrabando a México, cuando en realidad, sí pasan. Y cosas por el estilo que solamente nos hacen más daño.

Creo firmemente que es mucho mejor partir de escenarios realistas. Si decimos que las comunicaciones digitales están avanzadas, pero no así las conexiones y tránsito de personas entre países, pienso que es mejor, porque tendremos escenarios de realidad sobre los cuales actuar. Cuando decimos cosas que no son ciertas, en realidad creamos expectativas, reglas y circunstancias que jamás nos van a servir y solamente van a deformar las instituciones, las sociedades o los mecanismos políticos que tenemos. La solución es muy simple: debemos ajustar las ideas, porque los ajustes a la realidad no se decretan, sino que se construyen y eso toma tiempo y debe hacerse desde la raíz de la cosas.

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: