Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Sobre la urbanidad en los partidos

febrero 9, 2014 , ,

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n3253293.htm

Sobre la urbanidad en los partidos

Federico Ling Sanz Cerrada*

La semana pasada escribí una crítica de urbanidad en la Ciudad de México y en el país en general. La teoría era que, la falta de respeto a las reglas de convivencia provoca un desastre en nuestras relaciones humanas y sociales, porque no sabemos cuidar la manera de comunicarnos efectivamente y de interactuar con los otros. Pero sobre todo si la teoría la aplicamos al ámbito político, la falta de urbanidad puede conseguir que los actores políticos menos se pongan de acuerdo y la esfera pública se convierta en un mero “ring de boxeo”, en lugar del ámbito para dirimir las diferencias y lograr consensos. Además, eso también se ve reflejado en la manera de hacer política de los partidos. Creo que el caso más reciente de escándalo y división interna es el del Partido Acción Nacional, de cara al proceso de renovación de su dirigencia. Ello ha ocasionado serios desencuentros y dificultades para que este partido supere la prueba que tiene por delante. La división de sus grupos internos está más que marcada y es evidente, y el reciente escándalo de las filtraciones entre la conversación telefónica del Senador Cordero y el Diputado Rodríguez Doval parece hasta ficticia, fingida o hecha a modo para denunciar a los del grupo contrario, pero conservando la capacidad de negarlo y de denunciarlo públicamente.

Francamente pienso que la política al interior de los partidos se ha venido deteriorando cada vez más y ha echado mano de mecanismos cuestionables para “meterle el pie” al otro y descarrilarlo de la competencia. Como todos sabemos, en el caso del que hablo, creo que la raíz del pleito está en las candidaturas plurinominales a la Cámara de Diputados del año 2015 (la elección intermedia) y que habrá de servir como trampolín y como una plataforma de lanzamiento para el año 2018, en que el Ejecutivo Federal y la Cámara de Senadores también ha de renovarse. Por eso entonces resulta tan importante hacerse del control de los partidos, de sus dirigencias y de sus órganos directivos. La tendencia en los institutos políticos de México ha sido la de poco a poco quitar candados democráticos de las audiencias, para que los jerarcas de los mismos puedan deliberadamente nombrar a sus mejores cuadros y candidatos a ocupar puestos de elección popular. En lo personal no estoy en desacuerdo totalmente con la medida; me atrevo a decir inclusive que es necesario hacerlo para garantizar que ciertas personas con un determinado bagaje político estén presentes en el lugar donde se toman las decisiones de la Nación, pero entonces hay que asegurarse de que la oferta política lo mencione claramente.

La urbanidad entre los partidos y dentro de ellos también es un requisito fundamental para la convivencia política. No será solamente una buena oferta o un buen discurso lo que logre sacar los acuerdos adelante. La forma, como dice el viejo refrán de la política, también es fondo. Quizá hoy más que nunca adquiere un nuevo sentido y dimensión. Pero entonces, la pregunta que los estudiosos de la política tendrán que hacerse, más allá de la urbanidad, es: ¿qué se debe y se puede hacer con los partidos políticos que están divididos al borde de su propia aniquilación? Cuando un partido deja de ser competitivo y pierde fuerza, influencia, presencia en la vida pública y se divide a tal grado que ni siquiera se vuelve un mecanismo eficiente de tránsito de poder y como puerta de entrada a la vida pública, entonces, ¿debe desaparecer?, ¿debe refundarse?, ¿debe dejar de recibir recursos públicos? La ruta no está clara y es precisamente éste el fondo y el dilema fundamental de los partidos en crisis. Si las cosas no mejoran, en lugar de ser herramientas públicas útiles, se vuelven lastres. La manera de “medirle el agua a los tamales” es a través de la urbanidad. Un partido que se hace pedazos entre sí y entre sus miembros, y que sin escrúpulos se divide y se combate a sí mismo, claramente se ha vuelto un instrumento público poco eficiente y sin rumbo claro.

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: