Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Entre traducciones te veas

diciembre 7, 2013

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n3217600.htm

Entre traducciones te veas

Federico Ling Sanz Cerrada*

Traducir es una de las cosas más difíciles que hay. Tengo a algunos amigos que se dedican a ello y se ganan la vida haciendo traducciones y la verdad es que es una posición donde ganan bastante dinero; esto tendría que decirnos algo. Por ejemplo, los peritos traductores (que son reconocidos oficialmente por el gobierno) cobran mucho por cada página que traducen; más aún si son pocos los que trabajan en ello. Por poner otro ejemplo, no solamente la traducción escrita es compleja, sino también la traducción oral. En los organismos internacionales, tal como las Naciones Unidas u otros similares, los intérpretes oficiales tienen que tomar turnos de 20 minutos porque de otra manera resultaría extenuante el trabajo. Inclusive, alguno de ellos me ha comentado anteriormente que la labor de traducción e interpretación puede llegar a ser equiparable a la de un médico cirujano, por el nivel de rapidez, precisión, habilidad y agilidad mental que ello requiere. Y por supuesto que no es cosa menor, pues si nos imaginamos en el medio de una negociación de Naciones Unidas entre las potencias del Consejo de Seguridad, la labor del intérprete es de lo más importante que hay, puesto que las precisiones del lenguaje y de las palabras lo es todo.

Pues así de importante es la necesidad de contar con buenos traductores e intérpretes en nuestra vida. La razón de ello es porque los medios y los mecanismos por los que nos comunicamos son importantes, y aunque tengamos buenas intenciones o buenas ideas, si no encontramos la forma de comunicarla a los demás, entonces no sirven de nada. Este proceso se vuelve aún más complejo si los lenguajes que hablamos son diferentes. ¿Cómo puede un individuo entenderse con su interlocutor si no habla el mismo idioma?, ¿cómo podría hacer entender algunos temas importantes si no se tiene el mismo denominador común que son las palabras en el mismo lenguaje? Cuando dos personas, literalmente, no hablan el mismo idioma, la comunicación se vuelve casi imposible.

Y avanzando un poco más en este análisis, los idiomas no solamente tienen la forma del inglés, el alemán o el español; los lenguajes van mucho más allá de todo y me atrevo a decir que también existe un lenguaje cultural que se habla en cada país. El idioma cultural de México es profundamente diferente al idioma cultural de Estados Unidos y al idioma cultural de China, por ejemplo. Y siendo así, también se necesitan traductores entre los idiomas culturales. ¿Cómo puede México comunicarse con Estados Unidos si los idiomas en materia cultural son totalmente diferentes?, ¿cómo pueden hablar el mismo lenguaje si la escala de valores culturales es radicalmente distinta? Allí está la misión del intérprete. Y digo esto porque desde hace un tiempo que trabajo con personas originarias de los Estados Unidos, que no solamente hablan en inglés, sino que también tienen un sistema de valores y un idioma cultural totalmente diferente del mexicano. Mi función entonces, en gran medida, es la de fungir como intérprete y traductor entre ambos idiomas y en lo personal me siento perdido en algunas ocasiones. Es una labor compleja la de tratar de traducir las cosas que se hacen en una cultura para que los otros las entiendan de la manera correcta y no se ofendan por las actitudes contrarias. Por decir algo en concreto, el tema de la puntualidad es uno de los más difíciles que hay en ello. En México nos gusta dejar todo para el último momento y trabajar bajo presión, mientras que en Estados Unidos planean todo con mucha anticipación. Cuando se trata entonces de hacer negocio desde Estados Unidos con México, simplemente no se entiende esta conducta y cuesta mucho trabajo tratar de interpretar adecuadamente lo anterior para evitar malentendidos. Una de las claves para ser exitosos en esta tarea es la de observar mejor el esquema de valores y los mecanismos de lenguaje que habla nuestro interlocutor; dicho de manera coloquial, ponernos en los zapatos del otro. La siguiente semana pondré algunos ejemplos de todo esto y concluiremos el artículo.

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

comentarios

Saludos Maestro Federico

Esperando en Jesucristo usted se encuentre bien, me permito comentar su artículo Crítica Urbana.

Efectívamente, se puede adjudicar la carencia de urbanidad a una serie de elementos sociales que van permeando una a la otra. Ejemplo: Un hogar en donde 3 personas trabajan y perciben salarios, pero solo 2 de ellas aportan al hogar; se puede decir que aquella que no aporta esta faltando a la urbanidad. Esta actitud se repite cuando los abuelos de la familia mueren, y los diversos miembros aportan “por igual”, excepto una de ellas.
Por otro lado, el factor tolerancia influye en la subjetividad del urbanismo y en el uso que se haga del mismo según la región. Pero, al hacer uso de la tolerancia, deberíamos de buscar la sinceridad de ella para ejecutarla con valentía.

Me despido agradeciendo su atención, así como agradeciendo su interesante artículo, quedando ahora yo a sus servicios.

Ommar Enrique Mata Conejo

enero 15, 2014

A %d blogueros les gusta esto: