Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Gobernar es transformar, otra vez

noviembre 3, 2013 , ,

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n3154991.htm

Gobernar es transformar, otra vez

Federico Ling Sanz Cerrada*

Recuerdo perfectamente bien que cuando empecé a escribir mi colaboración semanal en este espacio, hace más de 4 años – en el año de 2009 – batallé bastante para encontrar cuál debería ser la “vocación” de esta columna. Probé diferentes estilos; desde escribir de temas totalmente alejados de la política hasta llegar a tópicos absolutamente inmersos en la ciencia política. Poco tiempo después fui desarrollando un estilo particular de escribir, y me gustó mucho. Inclusive pensé en titular a este espacio con el nombre de “Psicoanalizando al Leviatán”. La razón de esto es porque este título combina dos de mis grandes pasiones: la política y el psicoanálisis. ¿Qué mejor manera de entender las motivaciones del sistema político y de sus actores que desde una perspectiva psicoanalítica? No obstante lo anterior, mi estilo para escribir fue consolidándose a lo largo de los meses y prácticamente no he dejado de escribir de esta manera personal (con todos los “pros” y “contras” que esto tiene), pero recuerdo bien que en marzo del año 2010 redacté una serie de artículos sumamente especializados que titulé “Gobernar es transformar” y hubo una secuela de tres partes de ellos. Aunque fueron textos orientados casi en su totalidad a la ciencia política, hoy vinieron a mi mente otra vez porque se vuelve a hacer necesario que el ejercicio de gobierno sirva para transformar.

¿De qué sirve gobernar si no se transforma?, ¿para qué querría alguien tener el poder si al final de cuentas, no habrá una transformación de su gobierno, de la clase política y de la ciudadanía en general? Al menos, lo que todo gobierno le debe a sus gobernados es intentarlo. Quizá se fracase en ese intento, pero es absolutamente necesario hacerlo. Hay muchos ejemplos de gobiernos que necesitan transformar a su país o a su gobierno. El primero de ellos que viene al recuerdo es El Vaticano. ¿No hemos sido testigos todos de cómo la llegada del Papa Francisco ha supuesto una transformación de la vida pública vaticana y de la curia misma? Otro ejemplo sería el intento de transformación de Barack Obama respecto a ciertas políticas en los Estados Unidos: me refiero a la manera de abordar el problema de Siria y un eventual ataque militar contra ese país. Pero debemos tener cuidado, porque los teóricos de estos cambios dicen que las transformaciones no siempre son avances hacia posiciones más democráticas o libres, sino que también hay transformaciones a la inversa y los gobiernos se pueden volver más autoritarios o autocráticos. En fin, casi lo mismo que pasa con todos nosotros y con cada individuo que busca su propia transformación.

Vayamos entonces al caso de México y analicemos con cuidado y detenimiento cuál es la transformación que se necesita. Cuando uno voltea a ver a las calles del Distrito Federal y observa la protesta de los maestros; cuando los líderes sindicales no pueden explicar sus fortunas; cuando lo único que importa en medio de la tragedia es el bienestar propio; cuando los partidos políticos piensan en su solo interés; cuando estas y muchas otras cosas más están sucediendo en nuestro país, entonces la transformación más importante es la de nuestra cultura, nuestra idiosincrasia y nuestra forma de ver la vida. No estoy diciendo que estas cosas no suceden en otros países, pues basta ver el famoso “shutdown” del Gobierno de los Estados Unidos porque los legisladores no se ponen de acuerdo. Pero nosotros tenemos que hacernos entonces responsables del papel que nos toca jugar. La pregunta que tenemos que hacernos y la ruta que debemos trazarnos es: ¿cómo va el gobierno a ejercer una acción transformadora en nuestra cultura política, empezando por sí mismo?, ¿cómo vamos los ciudadanos a ejercer la misma transformación, desde nosotros y hacia la sociedad, para cambiar la forma en que nuestra cultura actual nos permite ver la vida y el gobierno?

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: