Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Definiciones

septiembre 8, 2013

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n3114665.htm

Definiciones

Federico Ling Sanz Cerrada*

En días recientes hemos podido observar cómo los acontecimientos de la Ciudad de México han generado caos entre la población capitalina. Evidentemente el cierre del aeropuerto y de las principales avenidas ha colapsado los servicios y la conectividad en muchos de los casos.

En ese sentido, la ciudadanía demanda una sola cosa: definición. En otras palabras, las personas están solicitando que los gobernantes sean claros al momento de tomar decisiones y hagan lo que les corresponde: gobernar.

Pero entonces, el dilema es otro, porque gobernar implica tomar posición y definirse. Como también es de esperarse, cuando uno toma posición y clarifica las cosas y se define, se pueden generar animadversiones de quien no piensa como uno. Para un gobierno, definirse es uno de los principales retos y también uno de los instrumentos más importantes para enviar mensajes.

Si uno observa lo que hace el gobierno, es entonces capaz de adivinar cuáles son las motivaciones para ello y también se puede leer en entrelíneas cuáles son las causas subyacentes de su actuación.

Definirse ante una situación determinada nos define a nosotros mismos, porque la proyección externa de una definición de esta naturaleza es, en realidad, una viva imagen de quiénes somos en realidad. Todos los gobiernos necesitan definirse claramente: el Gobierno federal, el Gobierno de la Ciudad de México, los gobiernos delegacionales, los gobiernos estatales, los ayuntamientos, el Congreso de la Unión, etc.

Y además deben hacerlo en una cantidad de asuntos, donde no necesariamente tienen exclusividad aquellos que son urgentes o que están afectando a la población, como es el caso de los maestros. Por ejemplo, podríamos hablar o poner como ejemplo la definición de un Gobierno respecto a la política económica que habrá de seguir.

En ocasiones, cuando un gobierno se define sin presión externa, es porque quiere enviar un mensaje sólido sobre determinada materia. ¿Pero qué sucede cuando cualquier Gobierno reniega de tomar cualquier posición y de definirse frente a ciertos sucesos? En primer lugar, podría decirse que no quiere generar animadversión ni enemigos.

No quiere confrontarse con ningún grupo ni con ningún poder “fáctico”. No estamos hablando de algo pasajero como la confrontación de los maestros, sino que estamos hablando de grandes problemas de política pública: económica, fiscal, social, etc.

Por supuesto que la política educativa es importante, pero debe elevarse a ese nivel y discutirse a la altura, pero precisamente esa es la responsabilidad del gobierno: elevar el debate para fijar una postura determinada frente a los grandes retos que nuestro país enfrenta.

Como todo en la vida, ello comienza desde el ámbito personal. Para que un ente social o colectivo se defina, requiere que las personas nos definamos en lo individual. No es fácil, porque la claridad en nuestras acciones dice quiénes somos y en ciertas ocasiones, no sabemos o no queremos darnos a conocer. Y tampoco queremos controversias.

Pero la nitidez de nuestra conducta puede enviar los mensajes apropiados. Y entonces también ganaremos el respeto de los demás. Se puede estar de acuerdo o no con alguien, pero al menos, debemos respetar que ha tomado postura y su posición es clara frente a los demás.

El riesgo de la indefinición es el desdibujamiento paulatino, tanto personal como social. Poco a poco perderemos la esencia de lo que nos constituye y dejaremos de ser nosotros mismos.

La indefinición nos anula frente a los demás, nos aísla y nos pulveriza entre una multitud. Y sin lugar a dudas, eso es exactamente lo contrario de lo que cada persona y cada Gobierno deberían tener entre sus objetivos.

La definición en las actitudes y las conductas, así como las acciones respectivas, son una muestra de que sabemos a dónde vamos, es una señal de seguridad propia (individual o colectiva) y habla de la certeza del rumbo que queremos tomar.

Por estas sencillas razones es que resulta sumamente importante la definición, porque los gobiernos o las personas que saben a dónde van, son aquellas que generan confianza.

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: