Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

4 años

junio 10, 2013 , , , , ,

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n3011035.htm

4 años

Federico Ling Sanz Cerrada*

Se han cumplido ya cuatro años de escribir un artículo semanalmente para esta casa editorial. Comencé en esta misma semana de junio, pero hace 4 años ya. Parece poco, y el tiempo se ha ido volando, sin embargo han sido meses llenos de satisfacción y de alegría.

En primer lugar debo agradecer a Organización Editorial Mexicana por la apertura, la sensibilidad y la oportunidad de colaborar durante todo este tiempo como columnista. Ha sido un lujo y un honor.

A lo largo de todo este tiempo muchas columnas se han escrito y muchos temas se han abordado. Hagamos algunos números para empezar: 4 años son 48 meses. O bien, puesto en semanas, son 208. Sin embargo, no todas las semanas he escrito. Debo admitir que, aunque puedo preciarme de ser un colaborador cumplido, ha habido ocasiones en que por razones logísticas, de algún viaje, o simplemente, porque lo he olvidado, no he enviado mi colaboración semanal. Pero de esos 208 sábados, quizá haya fallado en menos de 10 ocasiones, lo que representa algo así como el 4%.

Adicionalmente debo decir que ha habido un par de veces en que he escrito en colaboración conjunta con algún amigo, pues los temas han dado para tal cosa. Luego entonces, suponiendo que haya escrito 200 artículos en estos años, y si cada artículo tiene 700 palabras aproximadamente, el resultado es simple: he escrito alrededor de 140,000 palabras en 48 meses. ¿Qué cantidad de cosas se pueden decir en 140 mil palabras? Muchas.

El problema no es llenar los espacios y las páginas, sino transmitir mensajes que realmente valgan la pena. Y en ese sentido, esta columna ha ido sufriendo transformaciones interesantes.

Recuerdo bien mis primeros 2 o 3 artículos. El primero de ellos lo escribí cuando visité la ciudad de Seattle, Washington, en el marco de una reunión interparlamentaria entre congresistas de Estados Unidos y de México. Lo recuerdo perfectamente. Y sucesivamente escribí muchos más textos que, durante todo el primer año, fueron descubriendo su vocación. Incluso pensé en titular a mi columna “Psicoanalizando al Leviatán”, porque ello combina dos elementos que me apasionan directamente: la política y el psicoanálisis; y fue precisamente allí donde encontré el estilo de mi columna: tomar un hecho concreto de la vida diaria, personal o individual, analizarlo a la luz de factores psicoanalíticos, y llevarlo al terreno de la política, de la sociedad y de la comunidad.

Creo que el resultado fue exitoso. Me dio una nueva manera de entender los fenómenos colectivos y de poderlos explicar de modo sencillo. Además, debo decir que eso fue mucho más fácil de entender para muchos de mis lectores, según sus correos electrónicos de retroalimentación.

Otro dato curioso: hubo un momento durante ese primer año que escribí de temas casi exclusivamente de índole emocional, y fueron esos los artículos que -hasta la fecha- han tenido mucha mayor tasa de respuesta. Lo más sorprendente es que los comentarios provinieron de muchos lugares de la República (Baja California, Chihuahua, Tamaulipas, Hidalgo). Me entusiasma también que durante estos 4 años solamente ha habido dos personas (eran desconocidos para mí) que me han escrito de forma agresiva, y el resto ha sido, por lo general, amable.

Lo más interesante de poder escribir un artículo es hacerlo libremente, de lo que sea que tenga uno en mente, pero teniendo en cuenta que vale la pena enviar mensajes claros, honestos, coherentes, y con valor para nuestros interlocutores. Por último, debo reconocer amplia, honesta y sinceramente a la Organización Editorial Mexicana, porque jamás, nunca, he sido censurado por ningún artículo que haya escrito.

Y por más extraño o controversial que haya sido el tema elegido para cada uno de los sábados, nunca he sido reconvenido ni aconsejado para cambiar o modificar una sola palabra del texto. Y precisamente ahora que ha pasado el “Día Mundial de la Libertad de Expresión”, esto me parece que es “como anillo al dedo”. En resumidas cuentas, agradezco mucho esta oportunidad, y parafraseando al dicho popular atribuido y adaptado al General MacArthur: “amenazo con escribir durante varios años más”. http://www.federicoling.com y @fedeling

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: