Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

“Charolear” sin Twitter

junio 4, 2013 , , , , ,

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n3002986.htm

“Charolear” sin Twitter

Federico Ling Sanz Cerrada*

Resulta evidente que las redes sociales – hoy en día – han marcado un cambio sumamente claro al momento de fiscalizar a nuestros políticos y funcionarios públicos. Hace poco leí un artículo en la prensa que versaba sobre cómo las personas que quisieran “charolear” en estos tiempos modernos serían sujetas al escrutinio público. Lo único que se necesita es tener un teléfono inteligente con un mecanismo para grabar fotos y video, y al mismo tiempo para subirlo inmediatamente al internet. Para todos aquellos que ejercen algún cargo público, que son famosos o que tienen algún tipo de autoridad resulta profundamente riesgoso comportarse de manera inadecuada frente a alguien con un teléfono celular, pues podría ser objeto de una grabación y de una posible exposición a la opinión pública.

Hay escándalos recientes que comprueban lo anterior: el de la famosa Senadora Luz María Beristáin, apodada #LadySenadora en el Twitter, quien protagonizó un escándalo en el aeropuerto de Cancún por llegar tarde y querer subir al avión, utilizando su cargo legislativo como excusa. Antes de continuar, debo hacer un paréntesis para decir dos cosas: en el video la senadora acusa que ella es quien “persigue los recursos”. Falso. Los senadores no etiquetan presupuestos, eso lo hacen los diputados federales por mandato constitucional (facultad exclusiva); también dice que llevará el caso (el que no la dejan abordar a destiempo) ante la “corte”. Falso. La única corte en México es la Suprema Corte de Justicia de la Nación que atiende asuntos de constitucionalidad, mismo que no es el caso de la senadora y el avión. Al contrario, seguir las reglas en los aeropuertos abona a la seguridad de todos, y no a la violación de los derechos humanos de la gente. En fin, una vez dicho lo anterior, quiero también mencionar otros escándalos previos que surgieron a la luz vía las Redes Sociales: #LadyProfeco. Todos recordamos que el Presidente de la República removió al titular de ese organismo por un escándalo protagonizado por su hija.

Después de analizar algunos casos como los anteriores, quiero establecer tres ópticas de análisis ante el fenómeno.

El primero es el enorme potencial de las Redes Sociales. Quizá es algo sumamente obvio y ridículo para muchos, pero no debe dejar de mencionarse. Es algo importante y creo que merece la pena decir que, las redes sociales como el Facebook, el Twitter, y otros más, han modificado la relación de fuerzas en la opinión pública. No debe menospreciarse su efecto (preguntémosle al Presidente Obama cuando ganó su reelección) y debemos tomar en cuenta esta nueva forma de interacción entre la clase política, sociedad y la ciudadanía en general. Por otro lado, la pregunta que surge es: ¿cómo abonar al fortalecimiento de nuestra sociedad a través de las redes?

El segundo tema que debemos destacar es la manera en que los políticos mexicanos se comportan ante el escándalo. El caso del ex titular de Profeco y el de la Lady Senadora son dos ejemplos claros y concretos en los que se menospreció el efecto potencial de las redes sociales. Ambos creyeron que el tema no duraría demasiado tiempo en los medios, o peor aún, que no sería lo suficientemente sólido como para obligar la renuncia del funcionario. Si bien el caso de la senadora no llevará a su remoción (porque no se puede), el fantasma la perseguirá de aquí al 2018. Ella es un ente político francamente muerto.

Y el tercer tema que debemos traer al análisis es el de la personalidad. Esto de “charolear” por todos lados, haciendo evidente el cargo que se ejerce o la investidura no es más que un reflejo de una cultura social y política pobre e insegura. Los privilegios lo manifiestan y dan cuenta de ello. La pregunta de fondo siempre será: ¿cuántos escándalos ha habido que han pasado desapercibidos sin que nadie los grabe y los ponga en Twitter? Por eso es tan importante trabajar sobre nuestra propia personalidad, pues de otra manera, ni las Redes Sociales podrán salvarnos del desfiguro público.

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: