Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Feliz Día del Internet

mayo 20, 2013 , , , , ,

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n2987123.htm

Feliz Día del Internet

Federico Ling Sanz Cerrada*

El viernes pasado se celebró el “Día del Internet”. Oficialmente es el Día Mundial de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información. En ese sentido, el Gobierno de la República festejó el momento y organizó actividades al respecto. Por supuesto que no deja de ser importante este día y la celebración del mismo. Sin embargo hay mucho que debemos analizar y pensar en torno a ello. En primer lugar, debemos ser capaces de hacer un balance objetivo entre los beneficios y los males que ello ha traído a nuestra sociedad, específicamente en las formas de comunicación que, hoy por hoy, casi todos utilizamos de forma habitual y rutinaria. La evolución de estas herramientas ha sido francamente asombrosa y los avances tecnológicos han transitado a una velocidad muchísimo más rápida que cualquier otro de nuestros múltiples avances. 

Quizá parezca cliché, pero debemos destacar el papel de las telecomunicaciones y de la rapidez del flujo de la información en la esfera pública. No es ningún secreto que las noticias se pueden difundir en cuestión de minutos o de segundos, si utilizamos herramientas como el Twitter o son leídas en teléfonos portátiles. Traigo a nuestra atención, como otro ejemplo de lo anterior, el caso de la destitución del titular de la PROFECO, pues es una clara muestra del inmenso poder que los medios y las comunicaciones modernas han adquirido en últimas fechas. Ello enfatiza el carácter abierto de la democracia, impulsa la transparencia y fortalece la rendición de cuentas. En resumen, evita de una manera creativa que los gobiernos se vuelvan autoritarios; si bien por presión, pero lo consiguen en gran medida. En este ejemplo, la presión social que se ejerció por el evento de la hija del titular de dicha institución no hubiera sido posible o bien, hubiera muerto en la opinión pública desde mucho antes. 

En otro sentido, y hablando todavía de las ventajas de la comunicación en nuestros días, las telecomunicaciones han hecho mercados mucho más eficientes. Se puede ahorrar un importante número de recursos y volver eficientes a las organizaciones y a las instituciones, ya sean públicas o privadas. Ello será siempre de gran utilidad. 

Pero dentro de todo ello se esconde también la paradoja de las cosas. En plena era de las “telecomunicaciones y de la sociedad de la información” parece que la comunicación tradicional ha perdido terreno. Sobretodo aquella que tiene que ver con las personas y la que debería darse entre seres humanos. Los mensajes de texto, las redes sociales o la cara que se esconde tras un teléfono inteligente han mermado la capacidad de transmitir mensajes efectivamente, o de comunicar aquellas cosas que verdaderamente queremos decir a los demás. Quizá la falta de lenguaje corporal, los signos ausentes o la nula emotividad que se puede expresar mediante una pantalla luminosa no son suficientes. A pesar del gran beneficio de todo esto en ámbitos incluso como el periodismo, las personas hemos sido relegadas a simples interpretadores de símbolos cibernéticos. La solución de todo no se encuentra en Internet, y las respuestas que muchas veces buscamos no podemos encontrarlas con los motores de búsqueda tradicionales, a través de los servidores de correo electrónico. Al menos, no todas las respuestas. 

La solución a ello no vendrá de la eliminación de una u otra cosa. No se trata de aniquilar la conectividad digital y volver a la edad de la máquina de escribir. La solución es mucho más difícil que ello: encontrar un punto de equilibrio entre ambas cosas, volverlo funcionar y saber combinar en justa medida la comunicación interpersonal de mensajes, con las telecomunicaciones, las redes sociales y la información digital. Quizá allí está uno de los grandes retos venideros. La comunicación efectiva, como casi todo en esta vida, es una responsabilidad personal y puede ser una de las herramientas más poderosas en nuestro haber. Además, la comunicación moderna ha probado ser un vehículo de cambio político, de apertura democrática y de transparencia. Allí sí, debemos ejercerla a plenitud, sin perjuicio de una sonrisa en persona. 

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: