Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Deseos a la inversa

enero 19, 2013 , , , , ,

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n2831102.htm

Deseos a la inversa

Federico Ling Sanz Cerrada*

Platiqué con mi papá en estos días. Hace un rato me dijo que este año va a dejar de desearle a las personas que “sus sueños se conviertan en realidad”. Me dio toda una explicación y me contó que, desde su experiencia, cuando los sueños se vuelven reales, dejan de ser sueños. Que los sueños, por más que los queremos, en el momento en que tienen visos de materializarse, dejan de pertenecer al mundo mágico de la fantasía para dar paso a algo mucho más terrenal (y por tanto, con virtudes y defectos). Después de eso me dijo que -aunque se había tardado muchos años en descubrirlo- empezará a desearle a las personas que “su realidad se haga sueño”. Explicó que cuando la realidad que vivimos todos los días y de manera cotidiana se vuelve materia de un buen sueño, entonces, estaremos mucho más cerca de encontrar la felicidad. ¿Por qué razón sucede lo anterior? A ciencia cierta no lo sé, pero sin duda todo aquel que goza profundamente aquello que hace está cerca de vivir la vida alegremente. ¿De qué sirve desear que los sueños se materialicen, si cuando ello sucede, dejan de ser sueños? ¿no es mejor que la realidad que está frente a nosotros y de la que somos parte todo el tiempo, se convierta en materia digna de ser soñada? Creo que tiene un punto totalmente válido. Y entonces también pienso que ese es justamente el principio para disfrutar un poco más la vida y avanzar con mucha más armonía en ella.

Si un maestro, un médico o un ingeniero gozan a plenitud su profesión, seguramente serán exitosos. En cambio, ¿de qué sirve lamentar nuestra vida diaria, aunque tengamos cosas que se desprenden de allí, como el dinero o el poder? Ser felices y alcanzar nuestro estado óptimo de cosas no radica en lo imaginativo o creativo de nuestros sueños e ideales, sino en que tengamos la capacidad de que nuestra realidad cotidiana se parezca cada vez más a ellos. En ese sentido, la semana pasada hablé de “realidades paralelas”. Comúnmente se le conocería como “ponerse en los zapatos del otro” para ser más tolerantes y mucho más incluyentes. En esta ocasión, creo que otro buen principio para que nuestra realidad personal o social no solamente sea incluyente, sino feliz, es precisamente la construcción de nuestros ideales a partir de ella.

Pienso, por ejemplo, en todos esas metas y objetivos que se plantean y que se desbordan en los discursos políticos, y que están repletos de sueños para nuestro país, especialmente para tratar de convertirnos en aquello que deseamos. Pero la pregunta es si eso es alcanzable y asequible. ¿No sería mucho más prudente, también en la esfera pública o política, comenzar a desear que nuestra realidad se parezca a un sueño? Creo que de esta manera tendríamos un material mucho más moldeable para mejorar las condiciones de vida (material y emocionalmente) de todos nosotros. ¿Qué sucedería si dejamos de inventar leyes y decretos que van de acuerdo con el país que quisiéramos ser, pero no tienen nada que ver con el país que en realidad somos? ¿no sería mejor ser congruentes y establecer medidas para mejorar nuestra cotidianeidad de tal forma que nuestra realidad siempre sea mejor cada vez? No solamente tendríamos muchas mayores probabilidades de éxito, sino que evitaríamos tremendas frustraciones para todos.

En la medida en que sepamos apreciar mejor la realidad que vivimos -individual y colectivamente- seremos también mejores personas o mejores sociedades. El primer escalón, como se dijo el pasado sábado, es tener la capacidad de ser incluyentes y tolerantes. El segundo paso bien podría ser el de encontrar una manera de entender mejor nuestro propio contexto y trabajar sobre él, de tal forma que, como decía mi papá, “nuestra realidad se vuelva sueño”. Creo que después de varios años, el viejo no está equivocado. Así que yo también empezaré a desear que tanto en nuestro ámbito cercano, así como en el colectivo, nuestra realidad se vuelva un sueño. Depende de cada quien trabajar en ello. Es otra buena manera de empezar el 2013.

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información.

http://www.federicoling.com y @fedelin

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: