Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Cambio (según Benedetti)

enero 19, 2013 , , , , ,

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n2839110.htm

Cambio (según Benedetti)

Federico Ling Sanz Cerrada*

En estas últimas semanas hemos estado hablando sobre el nuevo año 2013. Cada día deja de ser tan nuevo, pues ya van casi quince días de haber iniciado, y las actividades ya se han retomado prácticamente en su totalidad. Y en este tiempo, primero, dijimos que había que ser capaces de ponerse en los “zapatos del otro” para comprender mejor su realidad, y ser un poco más tolerantes. En la medida en que entendemos mejor cuáles son las circunstancias que vive la otra persona, también entendemos mejor su vivencia de las cosas, y quizá accederemos a ser más incluyentes, sabiendo que no todos pensamos lo mismo o hacemos las cosas de la misma manera.

De igual forma, la semana anterior, referí una plática que tuve con mi padre acerca de los deseos de año nuevo. Me dijo que deseaba que la realidad de las personas se hiciera como un sueño, y no al revés, porque el concepto de convertir nuestra cotidianeidad en algo digno de ser vivido, es uno de los retos más interesantes y benéficos para cualquiera.

Y en esta semana quiero hablar del cambio. El cambio, como concepto abstracto, no nos dice nada. Pero si hablamos de transformaciones personales y colectivas, entonces tiene mucho sentido. Hay muchos tipos de cambios, y no necesariamente todos son buenos, de entrada. Los hay también en diversos niveles y en diferentes disciplinas. Pero el cambio que más nos interesa es aquél que comienza desde dentro de nosotros, y se refleja en cosas externas, que impactan de manera colectiva en nuestra sociedad.

En ese sentido, quiero enfatizar la mecánica del cambio. ¿Cómo se le hace para cambiar? Por decir algo, alguien que quiera modificar de manera sustancial su realidad, no podrá hacerlo de la noche a la mañana. Tiene que ser un proceso paulatino y constante. Creo que la mejor dinámica transformadora es aquella que se hace de manera sistemática y con herramientas técnicas. ¿Qué implica lo anterior? Saber utilizar las disciplinas conocidas para cambiar, y además, sostenerse en el proceso mismo de transformación.

Ello no solamente ocurre en el ámbito personal, sino también social y político. Si un país o una nación desean cambiar de forma radical su realidad, no lo harán mágicamente. Veamos por ejemplo el nuevo sexenio en México. Apenas van dos meses (sin cumplir aún) de que el Presidente Peña tomó posesión como Presidente de la República. ¿Hay ya cambios radicales en México? No. Yo veo al PAN y al PRI y al PRD instalados cómodamente en el papel que desempeñaron durante tantos años antes. Es decir, en 12 largos años (de 2000 a 2012) cuando los roles se invirtieron, muchos de estos actores no fueron capaces de transformarse. No lo hicieron sistemática y constantemente, al parecer. La dinámica del cambio político también tiene su “chiste”, y no es muy diferente de aquella que se utiliza para que las personas logremos transformarnos día con día.

Yo creo que México y sus habitantes, en sus diferentes roles, papeles, circunstancias y realidades tienen la necesidad de cambiar constantemente. Lo vemos en cada cosa que sucede y en cada día que inicia. México puede empezar a cambiar algo de sí, a través de estas técnicas. Creo que una de las cosas más importantes, es no intentar cambiar todo de una sola vez y concentrarse solamente en una sola cosa. Es como una cadena, y cuando se jala un eslabón, toda la cadena empieza a moverse detrás. Así es el cambio verdadero.

Luego entonces, tenemos ya tres elementos de cambio: técnica, constancia y focalización. ¿Qué tal que en este nuevo periodo en nuestro país, empezamos a aplicar lo anterior, primero en algo que sea personal, y luego lo llevamos a algo que sea colectivo? Estoy seguro que este será el mejor ingrediente para transformar a México. El cambio implica movimiento, y todo aquello que no está en movimiento, se estanca, se anquilosa o se muere. Ese es el riesgo de permanecer “inmóviles, al borde del camino”, como diría Mario Benedetti, el mejor “científico” del cambio.

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: