Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

¿Feliz Sexenio Nuevo?

diciembre 1, 2012 , , ,

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n2791251.htm

¿Feliz Sexenio Nuevo?

Federico Ling Sanz Cerrada*

Este artículo sale a la luz en un día emblemático: el 1 de diciembre de 2012. Muchas cosas habrán de suceder en este momento; en primer lugar, el cambio de poderes, cuando el Presidente Felipe Calderón entregue la Banda Presidencial al Presidente Enrique Peña Nieto en el Palacio Legislativo de San Lázaro. Con este cambio en la administración federal vendrán también importantes modificaciones de política pública y en la forma de gobernar a México. Algunas cosas no sucedieron como se esperaba, por ejemplo, la reorganización de las Secretarías de Estado (para desaparecer a la Función Pública y a Seguridad Pública y darle más atribuciones a Gobernación). ¿Por qué se cayeron los acuerdos de última hora? Mi teoría personal es porque el PAN está reaprendiendo el viejo camino rumbo a convertirse en oposición, el PRD no ha encontrado su lugar en ella, y el PRI no sabe qué hacer con el Poder Federal nuevamente.

No obstante lo anterior, lo importante en este momento es que podamos identificar claramente qué cosas estamos esperando del nuevo gobierno, en términos políticos, sociales, y hasta personales. Muchas personas creen (o dicen) que la situación de inseguridad se acabará en el país, porque la “guerra contra el narcotráfico” dejará de instrumentarse como hasta ahora se había hecho. No estoy seguro de ninguna de las dos cosas. Otros dicen y afirman que la situación económica también va a cambiar porque la nueva administración de corte priísta hará fluir más recursos hacia la economía. Tampoco estoy seguro de ello. Inclusive he escuchado a muchas personas que afirman que tendrán un puesto público; tal vez para quienes habrán de ejercer un rol de esta naturaleza las cosas puedan cambiar en el corto plazo, pero al final del día, no estamos hablando de la situación solamente de unos cuantos, sino del país entero.

Tal como mencioné la semana pasada, el mayor riesgo que existe es que la esperanza de los cambios inmediatos, y casi por “arte de magia”, lleguen a nuestra nación para componer aquello que creemos que está mal. Nada más falso y alejado de la realidad que esto. No porque la administración cambie de manos, también lo harán las condiciones y circunstancias que nos aquejan. En realidad, es poco probable que los cambios tan esperados lleguen de manera rápida. La muestra de ello es lo que sucedió en el año 2000, cuando Vicente Fox ganó la Presidencia de la República, cuando todos pudimos observar que la situación en México no se modificó drásticamente y las cosas fueron poco a poco mudando su lugar. Entonces, ¿qué nos espera? Desde mi punto de vista, creo que el cambio de poder sirve como pretexto para volver a hacer un corte de caja en nuestra condición social y política. ¿Cómo nos encontramos?, ¿qué queremos para los próximos seis años? No solamente como país, sino también en términos personales. ¿Ya pensamos qué queremos nosotros para nuestra propia situación personal?, ¿sirve de algo para nuestros propósitos íntimos el cambio de gobierno? Así como existe el “Año Nuevo” cada 1 de enero y festejamos y nos felicitamos por ello, y hacemos propósitos específicos, creo que tenemos la oportunidad inigualable de empezar un “Sexenio Nuevo” y hacernos propósitos para tal motivo. Yo me haría el propósito de participar, durante estos años venideros, en actividades que construyan civismo y ciudadanía, específicamente desde el ámbito educativo y académico; también me haría el propósito de mejorar mi servicio comunitario, ayudando en actividades que fortalezcan el tejido social, participando activamente en la política. En estas dos cosas, considero que se puede avanzar mucho. Soy un fiel creyente que, en la medida que cada quien se fije metas precisas y comience una ruta de mejora y de crecimiento, en esa misma medida también lo está haciendo para todos los demás, para su comunidad y para su sociedad.

Si somos capaces de entender que el camino de la transformación comienza por uno mismo y se refleja e impacta en la realidad social, seremos entonces agentes del cambio que buscamos. En ese sentido, ¡Feliz sexenio nuevo!

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información.

Anuncios

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: