Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Sin respuesta

septiembre 29, 2012 , , , , , , ,

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n2712655.htm

Sin respuesta

Federico Ling Sanz Cerrada*

Durante esta semana que está a punto de terminar me sucedió algo que me dejó pensando largamente sobre la forma y la manera en que nos comunicamos los seres humanos hoy en día. Como todos sabemos, existen muchas formas de transmitir un mensaje: verbalmente, con signos, no verbalmente, etc. Es decir, todo lo que hacemos comunica, no solamente lo que decimos o lo que escribimos formalmente, sino el resto del contexto en que sucede lo anterior también está enviando un mensaje.

Pues bien, resultó que tenía que enviar un documento importante que me habían encargado realizar. Debo admitir además que, en este caso, el tiempo se me “vino encima” y entonces, no había logrado finalizar mi texto cuando empezaron a llegar una serie de correos electrónicos, mensajes por celular, mensajes y menciones por twitter, y conversaciones (o “chats”, en inglés) a través de la popular aplicación para teléfonos inteligentes conocida como “Whatsapp”. Cuando veo en el celular una llamada perdida o un mensaje sin contestar me pongo nervioso, porque no tengo idea de qué cosa se puede ofrecer, o bien, si observo un mensaje nuevo me dan ganas de abrirlo de inmediato para leer lo que me están pidiendo, por si hay algo que sea urgente.

Eso sucedió y comencé a contestar correos y mensajes que eran más o menos importantes, y había otros que solamente abrí y leí que eran “chats” en común o pláticas de amigos, cuya respuesta no urgía en absoluto. Entonces pensé que los mecanismos modernos que usamos para comunicarnos hoy por hoy, en realidad, ponen en riesgo la comunicación eficiente y le quitan foco a aquellos mensajes que deberían ser retomados con la que importancia debida. ¿No hubiera sido más fácil ignorar las señales del teléfono y seguir con mi trabajo para cumplir a tiempo? Finalmente pude enviar el texto, pero creo que tenemos un problema en nuestra comunicación actualmente. Hablando de ello, otra cosa que impide que nos comuniquemos de forma efectiva es la falta de necesidad de hablar con los otros. Voy a tratar de explicarme: a veces preferimos enviar un mensaje que hablar con la otra persona. Por ejemplo, si tenemos una cita y vamos retrasados, en lugar de realizar una llamada telefónica para disculparnos, a veces mejor enviamos un mensaje. De esta manera la conversación se vuelve mucho más impersonal y menos directa. Lo anterior probablemente se debe a que hemos estado perdiendo capacidad de interactuar en persona con los demás. Inclusive, yo conozco a varios que se desenvuelven mejor socialmente vía internet o las redes sociales, que “en vivo y a todo color”.

Lo que trato de decir es que tenemos mayor cantidad de medios y de formas para comunicarnos. Inclusive creo que tenemos mucha mayor comunicación entre nosotros y estamos todos interconectados. Pero, ¿de qué calidad de comunicación y mensajes estamos hablando? Presiento que hemos perdido significativamente lo valioso de comunicarnos con alguien. Hemos también jerarquizado la cantidad de mensajes que enviamos, por arriba de la calidad de los mismos.

Ahora bien, si todo esto sucede en el plano personal, estoy seguro que también pasa en el ámbito social, económico, político. Es decir, en la esfera pública y colectiva. ¿Cuántas maneras tienen los políticos para comunicarse con nosotros? Nos pueden hacer llegar una propaganda por correo electrónico, por mensaje de celular, por facebook o twitter, etc. Pero en realidad, ¿es una comunicación de calidad? Recuerdo que durante los últimos años se criticó duramente al Gobierno Federal por su estrategia comunicacional. Pero la pregunta pertinente es si en realidad, todos los políticos también están teniendo problemas para comunicarse eficientemente con los ciudadanos. Otro ejemplo, un diputado federal que nunca recorre a pie su distrito, sino que todo el tiempo envía gente a repartir folletos y solamente se anuncia en twitter no alcanzará el grado de calidad para que sus mensajes sean recibidos por la gente. La cantidad de mensajes no garantiza la calidad de los mismos, insisto. Escudarse atrás de la tecnología para no interactuar con el otro tampoco ayuda. Hagamos lo que nos toca a nosotros para cambiar eso. También la política moderna tendrá un enorme reto allí.

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información.

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: