Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

¿Quién manda en un grupo?

septiembre 12, 2012 , , , , ,

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/s2754.htm

¿Quién manda en un grupo?

Federico Ling Sanz Cerrada*

Hay una cosa fundamental para entender cómo funciona la política en México y en cualquier parte del mundo. Bueno, a decir verdad, hay muchas variables que determinan el comportamiento político y social en las comunidades humanas, pero hay una que resulta profundamente central en la conducta de las personas: los grupos. La pertenencia a un grupo es algo toral para cualquier ser humano. Desde Aristóteles y hasta la fecha, pasando por múltiples teóricos y pensadores, siempre se ha dicho que el hombre no está hecho para estar solo, sino para asociarse y convivir con otros de su misma especie. Hay muchas actividades que las personas preferimos hacer en compañía que solos: ir al cine, ir a cenar, ir de viaje, etc. Esto no quiere decir que no podamos hacer cosas por nosotros mismos, pero definitivamente resulta mucho más enriquecedor cuando las compartimos con otros. En ese sentido, la política es una de ellas. Todo tipo de convivencia política es, por principio de cuentas, mucho más eficiente si se hace en grupo que individualmente.

Pensemos, por ejemplo, en una sociedad de alumnos de cualquier universidad. Si un estudiante quiere ser el presidente de su carrera, tendrá que convencer a otros compañeros y formar una planilla. No existe todavía un mecanismo más avanzado por el que una persona logra conquistar posiciones de poder o de representación sin tener a un grupo que lo apoye. Entonces, quien quiera ser un político eficiente, más que tener capacidades personales sumamente elevadas, tendrá que ser social y grupalmente fuerte. Lo anterior tampoco significa que quien se postula para un cargo deba carecer de capacidades para desempeñar sus funciones de excelente forma, pero en ciertas ocasiones, las virtudes propias, por más que lo sean, no construyen a las posiciones.

Por todo esto, resulta muy interesante observar la nueva composición política de México y tratar de observar y de discernir cuáles son los grupos que ganaron y que perdieron y cómo será la correlación de fuerzas entre ellos y hacia fuera. Cuando vemos el escenario del Congreso de la Unión y de la Presidencia de la República, sabemos bien que no ganó Enrique Peña Nieto por sí solo y no perdió el PAN el poder por culpa de una persona. No se trata de eso. No podemos obviar todo lo que está detrás, toda la estructura de poder, los grupos de interés, el interés de quienes se verían perjudicados o beneficiados con los reacomodos, y especialmente, la tendencia de las personas para pertenecer a un grupo. En psicología, si no me equivoco, este fenómeno se llamaría “gregarismo”. ¿Por qué la gente, por ejemplo, utiliza distintivos en la solapa del saco? Porque todos, en alguna medida, somos gregarios y queremos pertenecer a una organización, un grupo o una sociedad que nos ofrezca una identidad y un perfil determinado. Por esta razón, por decir algo, ser priísta en 2006 era intrascendente o vergonzoso, y en 2012 es una moda. Al igual que ser panista, o ser católico, o ser budista, o lo que sea.

Por último, tenemos que entender también que las razones que las personas tenemos para pertenecer a los diferentes grupos humanos son diversas. Para alguien pueden ser razones éticas o morales, mientras que para otros, son razones económicas y de poder, y en algunas ocasiones, los “cables se cruzan” y hay gente que está en grupos cuyo perfil general es distinto del interés que el individuo busca. Por ejemplo, alguien podría pertenecer a una asociación religiosa porque cree que allí puede conocer gente que le ayude a hacer negocios.

Lo que trato de decir es que para entender quién va a gobernar y cómo lo hará, y qué reacción tendrá la ciudadanía, debemos voltear a ver y analizar las filias y el gregarismo de quienes nos rodean (y el propio) y vamos a descubrir conexiones sumamente interesantes, y el modelo además es aplicable a cualquier tipo de asociación humana. La pregunta realmente interesante es descubrir quién se da cuenta de todo lo anterior y lo utiliza en beneficio propio. Ese es el segundo nivel del análisis grupal; ya hablaremos de eso luego.

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

http://www.federicoling.com y @fedeling

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: