Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Crimen y castigo

enero 7, 2012

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n2375458.htm

Crimen y castigo

Federico Ling Sanz Cerrada*

En Alemania, basta que una persona de 75 años, con un bastón y una bolsa vieja de plástico en la mano haga una mueca de desaprobación cuando está a punto de bajarse en la estación correspondiente en el Metro de Múnich, para que tres jóvenes de unos 23 años, con chamarra negra y tatuajes de calavera en el cuello y los brazos y con audífonos, bajen los pies del asiento delantero y le ofrezcan una disculpa. Ellos saben que, si el anciano los denuncia en la siguiente estación, se harán acreedores a una gran multa por romper las reglas del transporte público. También basta que un semáforo peatonal del centro de la ciudad esté en “rojo” y que prohíba cruzar la calle a todos aquellos que caminan, para que en la madrugada, cuando no pasa ningún carro, los peatones no se atrevan a cruzar la calle (ni aunque sea por dos metros). Ellos también saben que pueden ganarse un castigo por incumplir la norma vigente. Cuando se lo platiqué a mi papá, me dijo lo siguiente: en Múnich son liberales y desordenados; deberías ir a Berlín y observar cómo son las cosas. Bueno, ¿qué cosas? Si esto es Múnich y el desorden, no me quiero ni siquiera imaginar a Berlín y el norte de Alemania.

Cuando platicaba con Paulina, le preguntaba y elaboramos teorías sobre por qué las personas son como son en cada determinada ciudad. Yo expuse mi teoría de que los sentimientos y la razón se contraponen en este sentido. Una sociedad que es altamente emocional no puede tener tal nivel de orden, porque las emociones descomponen a la razón y por otro lado, las sociedades que son mucho más propensas a los sentimientos son desordenadas, porque la razón no tiene cabida: en cada momento cuando se busca aplicar la ley, hay excepciones y los límites no se respetan. ¿Cuál es el punto de equilibrio? Por ejemplo, Italia es un país mucho más “desordenado” que Alemania. En la noche y madrugada del 1 de enero de cada Año Nuevo los adolescentes salen a las calles del centro a encender pólvora, cohetes, y a romper botellas de vino espumoso contra las banquetas, sin embargo, los niveles de violencia se quedan hasta allí. ¿Se justifica el desorden en las calles? No sé, pero lo que me queda claro es que los negocios dejan sus vitrinas sin “protección” y sería muy fácil aventar botellas de vidrio contra los aparadores para robar algo. Incluso los carros estacionados en la calle corren peligro. Pero no sucede nada. Ellos saben que si la policía los descubre cometiendo un delito mayor, como por ejemplo, robar una tienda o un carro, enfrentarían un castigo y la persecución legal correspondiente.

La diferencia entre Alemania e Italia es enorme. Pero las lecciones que podemos aprender son interesantes. Los contrastes se hacen evidentes. Siguiendo con estas ideas, en México, ¿cómo son las cosas?, ¿cuál es la conducta de los jóvenes en el Metro?, ¿cómo es la conducta respecto de las tiendas y los aparadores?, ¿cómo es la cultura vial? Creo que México tiene grandes virtudes y deben ser reconocidas, sin embargo, debemos admitir que en ciertos casos tenemos problemas para respetar el Estado de Derecho. Todo mundo tiene la idea de que si uno acude al Ministerio Público a denunciar un delito, el crimen va a quedar impune porque los culpables no van a ser castigados. Allí está nuestra principal batalla.

No se trata de que en México los peatones sean robots o que los usuarios del Metro se comporten como santos, pero sí se trata de que todos respetemos la ley y cumplamos las normas. Y también se trata de que las autoridades cumplan su deber. Con eso tendríamos un avance monumental.

Nota al pie: Para terminar este artículo me quiero solidarizar con mi gran amigo José Luis Antón y con su familia, que han sido víctimas de la violencia del crimen en los autobuses que salen del aeropuerto con rumbo a Pachuca. También los ciudadanos y las empresas deben denunciar los ilícitos para que se cumpla y se respete la ley. Por allí también podríamos empezar.

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información.

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: