Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Battagliero IV

diciembre 24, 2011

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n2360167.htm

Battagliero IV

Federico Ling Sanz Cerrada*

En la Navidad del año 2009 escribí un artículo que titulé “Battagliero” (que en italiano significa “guerrero”). Recuerdo que hice un recuento de aquellas cosas verdaderamente importantes del año y como buen “battagliero”, una prospectiva de aquellas batallas que habría de librar en el año siguiente. Y en la Navidad de 2010 también escribí dos colaboraciones más con dicho título. Por razones semejantes quiero hacer lo mismo este año. Y coincidentemente, los dos últimos artículos de 2011 caerán en respectivos sábados 24 y 31 de diciembre.

El 2011 cierra intensamente su ciclo. En materia personal debo decir que fue un buen año, especialmente por una razón: me casé. Recordarán tal vez aquella serie de artículos que titulé “Manual para sobrevivir a una boda”, donde narraba algunas de las experiencias más interesantes, y también, más complicadas en el vertiginoso proceso de planear una boda.

Pero más allá del ámbito personal, quisiera voltear la vista a nuestra sociedad y a nuestra política mexicana. ¿Fue 2011 un buen año en ese sentido? Recientemente, la Cámara de Diputados aprobó en “fast-track” el nombramiento de los tres consejeros del IFE que estaban pendientes. Por más que le busco no encuentro cómo justificar que la Cámara Baja haya tardado tantos meses en cumplir su obligación constitucional para hacerlo. También fuimos testigos de una malograda “Reforma Política” que intentó (desde el Senado) impulsar la reelección consecutiva de los legisladores; pero no se logró. La fracción del PRI en dicho órgano legislativo frenó esta posibilidad. Como dice el dicho, nos quedamos con una reforma “descafeinada” que no resolverá algunos de los asuntos más importantes en esta materia.

En otro orden de ideas, un gran acontecimiento cimbró a la política mexicana (y al Poder Ejecutivo Federal, de manera específica): la muerte del entonces secretario de Gobernación Francisco Blake en un accidente de helicóptero mientras se dirigía a Cuernavaca; el segundo secretario muerto trágicamente en este sexenio debido a un accidente aéreo.

Recordemos también que en días pasados, un sismo de 6.4 grados Richter azotó a la Ciudad de México: el más fuerte desde aquel acontecido en 1985. Si bien los daños no se asemejan en absoluto a este último, cierto es que volvemos a preguntarnos si estamos preparados para este tipo de adversidades.

Y por otro lado, debemos también mencionar el papel fundamental de las redes sociales en nuestra vida colectiva. Cada vez más, los usuarios de redes como Facebook o Twitter se encuentran conectados con la información de primera mano a velocidades impresionantes y observamos cómo nuestros políticos han sido prácticamente incapaces de reaccionar ante ello: como ejemplo se puede apuntar la pifia de Enrique Peña Nieto en la Feria Internacional del Libro, donde no supo enumerar tres libros que hayan marcado su vida y entonces, se creó el “hashtag” #LibreríaPeñaNieto. ¿Qué hizo el equipo del precandidato ante tal cosa? Nada. Volvió a cometer errores y casi todos ellos adquirieron relevancia debido a Twitter. La política y la comunicación de hoy por hoy ya no es la misma y si alguien quiere ser un buen político (o candidato) habrá de aprender a usar estas modernas herramientas (que pueden ser armas de doble filo, como ya lo hemos comentado anteriormente en otros artículos).

Con este escenario de contexto, el 18 de diciembre pasado comenzaron oficialmente las precampañas y los temas públicos; de ahora en adelante, serán preeminentemente electorales. El año 2012 será un año de prueba para nosotros mismos y para México. Nuestro país habrá de enfrentar una lucha encarnizada por el poder, sumergido en un ambiente de violencia creciente que también afecta a los comicios, como una parte fundamental de la vida pública.

“Battagliero” es un artículo de reflexión personal, sí, pero también social y política. Nuestra nación debe escoger bien sus batallas, porque las pruebas que le esperan no serán nada fáciles. No obstante lo anterior, si sale victorioso del complicado año que el destino le tiene deparado habrá dado muestra de su grandeza. ¿Será esto así? La pregunta que queda ahora es: ¿cuáles serán las batallas que habremos de librar en lo personal y que nos atañen a nosotros solamente?

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: