Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Obligaciones impuestas

diciembre 3, 2011

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n2333215.htm

Obligaciones impuestas

Federico Ling Sanz Cerrada*

Imaginemos por un momento que dirigimos a un equipo de personas. Ése es nuestro trabajo, ser líderes y coordinar los esfuerzos de un grupo de colegas y entregar resultados al superior jerárquico. Seguramente en el equipo tendremos a personas que saben perfectamente lo que tienen que hacer y lo realizan sin necesidad de nuestra supervisión constante; pero estoy seguro de que habrá otras personas que no son así y ésas requieren que el líder esté dando un seguimiento puntual a su trabajo para que cumplan en tiempo y forma. ¿Cuál es la razón por la que unos necesitan que el jefe esté sobre ellos y otros no lo necesitan? Creo que tiene que ver con un asunto de madurez personal y profesional. Los que necesitan supervisión, me parece, no podrían trabajar por cuenta propia y ser sus propios jefes, porque necesitan que la autoridad les obligue a cumplir con sus responsabilidades; en cambio, quienes tienen una madurez distinta en estos términos, podrían tener un trabajo donde ellos mismos sean su propio jefe. ¿De dónde viene la obligación de cumplir? Para quien entiende de su responsabilidad, viene de su interior y de su propia convicción ética para el trabajo y por eso no necesita a un jefe que le esté diciendo lo que tiene que hacer. Y funciona también para el tipo de cosas que están prohibidas, puesto que si la convicción es personal para hacer las cosas bien, entonces, su propio convencimiento interno le evitará que haga cosas que están mal o que están prohibidas. Para el otro tipo de personas, hacer las cosas bien o mal no tiene fundamentos internos y la imposición viene de afuera: es la autoridad quien le ordena cumplir con su responsabilidad y también es ella misma quien le impide cometer actos indebidos. Normalmente, la autoridad tiene incentivos positivos (premios) y negativos (castigos) para que las personas hagan lo que se les indica. En el caso de las personas que no necesitan eso, encuentran su propia recompensa o su propio castigo en su personal destino. Saben que hacen las cosas y la simple convicción de lo que está bien o mal es suficiente para sentirse satisfechos. ¿Cómo debemos entonces tratar a las personas? Siguiendo con este ejercicio imaginario, en el cual somos los jefes de este equipo, pues a los que tienen un grado avanzado de madurez habría que delegarles cosas. A los que no lo tienen, habría que ordenarles puntualmente y revisar constantemente su labor.

Pues bien, ¿por qué menciono todo esto? La respuesta es sencilla: porque el ejercicio hipotético habla de un equipo de trabajo, pero en general, esto se repite en todos los sectores sociales y en todos los ámbitos (personales, familiares, políticos, etc.) Por ejemplo: los diputados tenían la obligación constitucional de nombrar a tres consejeros del IFE. Pasó más de un año y no lo hicieron porque “no pudieron ponerse de acuerdo” (sin importar si violaban la ley o no). No había un castigo para su conducta. ¿Qué sucedió? Dado que no había una sanción, pues siguieron pasando los meses sin el nombramiento. Ahora el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación les impuso un plazo: el 15 de diciembre. No tengo idea de cuál sería la sanción si los diputados no lo hacen, pero imagino que el tribunal podría nombrar a los consejeros directamente. La Cámara de Diputados se “puso las pilas” y la Junta de Coordinación Política está en sesión permanente para nombrar a los consejeros. ¿Si pudiéramos catalogar a los diputados, qué clase de personas serían? Creo que los que necesitan que la autoridad imponga la ley. No obstante lo anterior, ¿qué pasa cuando hay personas entonces de todo tipo en la sociedad? Se necesita que la autoridad actúe en el caso de aquellas personas que no cumplen las normas. Ésta es la clave para que las cosas funcionen: que cada quien se ponga los límites interiormente y tengan la madurez para saber con qué cosas deben cumplir y hagan frente a sus responsabilidades. Y mientras vamos avanzando hacia allá, que la autoridad imponga los límites para quien no tiene la madurez de hacerlo todavía.

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: