Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Latinobarómetro. Democracia a la carta

noviembre 12, 2011

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n2306264.htm

Latinobarómetro. Democracia a la carta

Federico Ling Sanz Cerrada*

El 28 de octubre de 2011 la “Corporación Latinobarómetro” publicó su “Informe 2011”, en el que habla de interesantes asuntos relacionados con los valores de los latinoamericanos y lo compara además por países. Hay resultados en torno a si la democracia, los partidos y los políticos son apreciados o no en las distintas regiones que conformamos a América Latina. Entre otras cosas, permite que nos comparemos como país frente al resto de nuestros homólogos y nos ubica en función de ello.

Hay algunos resultados interesantes, pero quiero comenzar con uno que me llamó poderosamente la atención. Y quiero hacerlo de este modo porque apenas una semana atrás escribí de la enorme tentación que podría significar un regreso al autoritarismo, solamente porque así es más fácil. Para empezar, hablemos del “apoyo a la democracia”. En México el porcentaje de personas que dicen hacerlo es de 40 por ciento en 2011. En 2010 este porcentaje se ubicó en 49 por ciento; es decir, caímos nueve puntos de un año para otro. En América Latina, en general, este apoyo cayó tres por ciento (el apoyo a la democracia es de 58 por ciento). Cuando se le pregunta a los encuestados si prefieren un régimen autoritario en ciertas circunstancias, en México el 14 por ciento dice que sí y 36 por ciento le da lo mismo. En comparación con el resto de América Latina, no estamos tan lejos pues 17 por ciento prefiere el autoritarismo y 18 por ciento le da lo mismo. Esto probablemente se explique porque nunca hemos tenido una dictadura militar como en otras naciones. Y me gustaría decir que en el ranking de apoyo a la democracia, México ocupa el penúltimo lugar. Solamente le gana Guatemala, donde solamente el 36 por ciento apoya a la democracia. El más alto es Venezuela (77 por ciento) y Uruguay (75 por ciento). En Brasil, este porcentaje es de 45 por ciento.

Luego entonces, si hacemos un análisis de los datos anteriores, México se encuentra francamente por debajo del resto de los países en la región para apoyar a la democracia frente a otros regímenes. ¿Qué cosas han faltado hacer para que este apoyo crezca en lugar de disminuir? La propia encuesta lo dice: reducir la corrupción (48 por ciento), garantizar la justicia social (33 por ciento), ser más transparentes (31 por ciento) y aumentar la participación ciudadana (31 por ciento). Aquí hay pistas interesantes para la fabricación de políticas públicas eficientes que den resultados en América Latina. Claro, además debemos sumar el bajo crecimiento económico que hace que las personas no estén contentas con el actual régimen de gobierno.

Pero todavía hay otro dato que merece el análisis: la aprobación presidencial. El Presidente de México, en comparación, es de los mejores evaluados: 59 por ciento. El mejor evaluado en América Latina es el presidente de Colombia con 75 por ciento, seguido por Brasil, 67 por ciento. El peor evaluado es Chile con 28 por ciento, seguido por República Dominicana con 36 por ciento y Bolivia con 41 por ciento. Por tanto, debemos sacar algunas conclusiones y hacer un análisis cuidadoso, porque muchas veces afirmamos cosas sin tener datos y argumentos sólidos en nuestras manos. Se me ocurre entonces pensar que no es tan fácil descalificar algunas cuestiones entonces: por ejemplo, la lucha contra el narcotráfico y la delincuencia en México tiene amplio apoyo. Lo criticado es la estrategia de implementación.

Y digo que hay que tener cuidado, porque México no ha podido transitar de una democracia representativa a una participativa y probablemente de allí se derive el bajo apoyo con que cuenta hoy en día. Debemos entender que la democracia es solamente una forma de ponernos de acuerdo, pero si no participamos en ella, no dará los resultados que estamos esperando tan ansiosamente. La tentación del regreso de una cultura autoritaria siempre estará presente, en tanto decidamos hacer las cosas por el camino fácil. Tenemos que ser conscientes que hay cosas que cuestan más trabajo (como ponernos de acuerdo), pero que también nos requiere activamente para que tenga éxito. Pareciera que las encuestas de Latinobarómetro, a veces, nos reflejan el país que quisiéramos llegar a ser, pero justamente para hacerlo, ahora nos toca a nosotros poner manos a la obra mejorando la materia prima con que se construye esta nación, que somos nosotros mismos.

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: