Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Regresiones Inesperadas

noviembre 6, 2011 , , ,

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n2296825.htm

Regresiones Inesperadas

Federico Ling Sanz Cerrada*

Hoy en día somos capaces de disfrutar muchas libertades que hemos ido ganando poco a poco en México, entre las que podemos contar, por ejemplo, la libertad de expresión y de libre publicación de nuestras ideas. Se puede escribir con cierta naturalidad en los periódicos o en las revistas, y con mayor frecuencia en los “blogs” en línea sobre los temas que queremos. Podemos expresar nuestra opinión y nuestro sentir sin ningún tipo de censura. No siempre fue así. Actualmente, personas que quieren hacer oír su voz como Javier Sicilia pueden manifestarse y sentarse a la mesa con el Presidente de la República y decirle, en su cara, que está equivocado y que cambie de estrategias. En la época de Echeverría esto no se podía hacer. No visualizo a López Portillo (con su megalomanía), sentado en el mismo lugar que un grupo de disidentes que vienen a decirle frente a frente que debe pedir perdón por sus errores de gobierno. La escena es casi ridícula.

Otro ejemplo, sería, la libertad de contar con la información disponible acerca de muchos asuntos gubernamentales, por ejemplo, en materia de dinero y de los recursos que utilizan las diferentes entidades y dependencias. Hoy en día podemos conocer cuánto y de qué manera se gasta el dinero el Gobierno. Cierto es que no en todo hay una transparencia absoluta, pero el avance es francamente mayúsculo. Pienso también en la libertad que tienen las organizaciones civiles para realizar actividades proselitistas sobre aquellas causas con las que más simpatizan, aunque sean contrarias a las políticas de Gobierno.

En fin, podría seguir enumerando una serie de libertades de las que gozamos actualmente y que pareciera que siempre han existido en el mundo. Pero no es así. Veamos el IFE, por ejemplo: hace unos años fue todo un emblema de democracia, prestigio y pluralidad política; sin contar la enorme legitimidad que tenía. Pero hoy es un reducto de legitimidad; no es confiable y está controlado por los partidos políticos. ¿Quién confía en el IFE como se hacía hace diez o 12 años? Francamente creo que han hecho del IFE una piltrafa política. Y nadie ha advertido el riesgo de la regresión autoritaria. Gane quien sea en 2012, ¿qué sucederá con las libertades de las que hoy gozamos?, ¿serán capaces de fortalecerlas, o van a vulnerarlas hasta acabar con ellas? Por ejemplo, los periodistas y líderes de opinión ¿podrán hablar y escribir a sus anchas sin que sean censurados?, ¿el gobierno va a dar la información de lo que gasta?, ¿el Presidente se va a sentar a la mesa a escuchar que un grupo de personas le digan que debe pedir perdón? En resumidas cuentas, lo que trato de decir y reflexionar es si nuestra democracia mexicana se encuentra lo suficientemente consolidada como para resistir la tentación de la regresión autoritaria en caso de que los antiguos autoritarismos se hagan presentes.

Con el IFE creíamos lo mismo: la democracia comenzó a consolidarse y una institución tan prestigiada no se va a desgastar. Pero hoy se encuentra francamente agonizando tal como la conocemos, al ser incapaz de garantizar la credibilidad y legitimidad de la elección. El IFE, al parecer, no aguantó el desgaste y la tentación partidista de ser manipulado al antojo de los liderazgos de los partidos: hoy faltan tres consejeros y nadie hace nada por sacarlos adelante. Los diputados han tenido una lamentable (e ilegal) actuación. El IFE, en conclusión, no aguantó la “prueba del ácido”. Y lo que falta todavía en 2012.

Siguiendo este ejemplo, ¿cuántas otras instituciones y libertades de la democracia están en la mira de la tentación y de la regresión autoritaria? ¿El IFAI?, ¿la libertad de expresión y de asociación?, ¿la autonomía de la política monetaria? Me gustaría tener un diagnóstico certero acerca de qué tan sólidas son nuestras libertades democráticas hoy en día. Me desanima mucho ver al IFE que está en riesgo de desaparecer por “obsoleto”. Lo que no sabemos es que lo “obsoleto” no lo es tanto, porque en realidad es la regresión inesperada, disfrazada de novedad.

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: