Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Entre elecciones y corrupciones

octubre 22, 2011 , , , , ,

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n2278107.htm

Entre elecciones y corrupciones

Federico Ling Sanz Cerrada*

a) Lógicas electorales

La agenda pública y mediática esta semana que termina fue de lo más variado posible. Desde temas complicados y que levantaron una serie de polémicas y reacciones entre distintos actores, como las declaraciones del presidente Calderón al New York Times, hasta el ofrecimiento de López Obrador de una cadena de televisión a Carlos Slim. Cada día se hace más evidente que todo adquiere un matiz electoral y cada quien busca “jalar agua para su molino”, como se dice coloquialmente.

El PRI denunció al Presidente y al PAN ante el IFE, Peña Nieto defendió su propia visión de la ley electoral y Josefina Vázquez Mota denunció que en el PAN no existen condiciones de equidad para elegir al candidato presidencial. Entre todo ello, el Gobierno federal implementó otro operativo conjunto en la Comarca Lagunera, y la Ley de Ingresos se aprobó en la Cámara de Diputados en “fast track”. Pocas veces habíamos sido testigos de cómo pueden los partidos ponerse de acuerdo tan rápido para cosas que les importan: los recursos públicos y su repartición próxima durante el año 2012, cuando serán centrales, precisamente porque hay elección.

Qué difícil es avanzar en temas de otra naturaleza sin que estén “contaminados” o “permeados” por la lógica de los comicios. ¡Hasta dónde están dispuestos los partidos políticos a llegar con tal de ganar el poder! Es impresionante. Sin embargo, tampoco es de extrañar que así funcione. Recientemente el titular del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación afirmó que le gustan las “campañas belicosas”, porque hay margen en ellas de confrontar propuestas y de debatir intensamente qué es lo que más le conviene al país. Concuerdo en que el tiempo electoral es para ello. El propio Barack Obama está haciendo diversos “tours” por lugares donde late fuerte el corazón republicano y donde no cuenta con una base sólida de apoyo. Casi todo el reclamo que le hace el pueblo de Estados Unidos es sobre economía y empleo. En México, exceptuando el tema de seguridad, también es la prioridad para la inmensa mayoría.

b) Denuncia ciudadana

Me gusta ver a la democracia mexicana en un intenso despliegue de todos sus elementos. Sin embargo, hay una cosa que me preocupa antes de transitar hacia lugares más democráticamente libres: la corrupción y la colusión entre autoridades y quienes violan las leyes. Me puse a reflexionar sobre ello, luego de que en un acto de flagrante corrupción, un “franelero” (sí, esos que cobran por lugares públicos que no les pertenecen y se adueñan de lo que nos corresponde a todos), hizo que una grúa del Gobierno del Distrito Federal se llevara mi carro por no querer pagar una cantidad por estacionarme en sus “dominios”. ¿Cómo es posible que exista una flagrante violación y corruptela de esta manera en las instancias públicas?, ¿sabían además que me pidieron dinero subrepticiamente en el “corralón” para sacar mi carro?, ¿se sabrá que las copias son cobradas por sacarlas dentro de las instalaciones del “corralón” con un negocio de copiado apócrifo? Pero mientras tanto, Marcelo Ebrard está de paseo con su esposa en Kuwait, consiguiendo inversiones para el DF. Primero que ponga orden entre sus huestes y luego que vaya a pasear por el mundo.

¿Cómo podemos esperar que la democracia tenga éxito si las autoridades están coludidas con quienes quebrantan la ley? Peor aún, ¿qué podemos esperar si son ellos mismos los que la rompen? Claro, ni siquiera diré que intenté denunciar al número que aparece en la página de la Secretaría de Transporte y Vialidad en el DF, porque me mandaron “por un tubo”. ¿Así o peor el trato al ciudadano? Ni qué decir de asuntos de seguridad, que en gran medida la situación está mal, precisamente por la permisividad y la corrupción.

Jamás lograremos transitar hacia una democracia de avanzada si no podemos superar la lógica de la eterna coyuntura electoral y la lógica de las corrupciones entre autoridades y delincuentes. No obstante todo lo anterior, pienso que el respeto a la ley es el primer paso de una gran transformación. Y añadiría: podríamos empezar por imponernos límites propios y respetarlos primero.

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: