Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

El Poder en el Diván II

octubre 15, 2011

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n2268419.htm

El Poder en el Diván II

Federico Ling Sanz Cerrada*

La semana pasada escribí de qué cosas hay en el panorama nacional y las discusiones que se estaban llevando a cabo en la Cámara de Diputados. Entre ellas, los consejeros del Instituto Federal Electoral, y ahora recientemente la discusión sobre la Reforma Política. En ella, uno de los puntos clave, la reelección de legisladores, no fue aprobada.

Los diputados parece que no hacen su trabajo, porque además, faltan otros temas de ser aprobados en el Congreso, como la Ley de Asociaciones Público Privadas, que podrían detonar el crecimiento económico del país, o la Reforma Laboral, que generaría condiciones más competitivas para el mercado frente a otras economías.

Pero dije que quería comparar a esta situación con una terapia, como la de un paciente que acude con regularidad a sesión y entonces, poco a poco, va mutando algunas cuestiones y transformando otras. Se me ocurre pensar, por ejemplo, que un paciente puede recurrir con el especialista porque se siente mal, o simplemente porque no se siente bien y quisiera sentirse mejor. El peor escenario es cuando alguien no se siente lo suficientemente mal como para hacerlo, y decide, con tal de no moverle demasiado a las cosas, quedarse en la medianía en la que está. Alega que “no necesita” ayuda, que esas cosas no son para todos y que no está mal y por tanto, decide quedarse como está. Jamás va a cambiar. Einstein decía que, para obtener resultados diferentes, hay que cambiar lo que estamos haciendo actualmente. Es absurdo pensar que, si seguimos haciendo lo mismo de siempre, en algún momento obtendremos resultados distintos. ¿Cuántas veces en la historia reciente México ha necesitado ir a una terapia, pero no lo hace porque no se siente lo suficientemente mal? ¿Será que ahora se esperó hasta que la crisis le estalló en las manos? ¿Quiere ahora recurrir con un especialista que lo saque de los problemas en que está metido? Resultaría tonto pensar que México va a cambiar si sigue haciendo exactamente las mismas cosas que ha hecho durante siempre.

Ahora bien, cuando alguien decide comenzar el tratamiento, lo primero es darse cuenta de su propia responsabilidad en el malestar que lo aqueja. Probablemente en su patología haya muchos factores externos, pero también habrá aquellos que son internos y de los que tendrá que tomar cartas en el asunto. Nadie puede asumir responsabilidades externas que no le corresponden, sino sólo al interesado. Este paso es uno de los más complicados porque a nadie nos gusta que nos digan que estamos mal o que nos hacemos locos al momento de asumir nuestra parte. ¿México, suponiendo que haya decidido ir a una “terapia”, asumiría el costo de cargar con su responsabilidad? ¿Será que en México, cada actor podría hacerse cargo y asumir la parte que le toca, en lugar de echarle la culpa a otros?

Por otro lado, cuando alguien acude a una terapia, el proceso de cambio es gradual y es sistemático. No por asistir 4 veces a una sesión con un psicólogo las personas se “curan” de sus males y dejan de sufrir. Normalmente, las cosas que nos complican la vida tardan años en formarse y también tardarán un tiempo considerable en cambiar. Este es otro aprendizaje difícil cuando uno acude con un especialista. ¿México, si ha decidido emprender una “terapia” de cambio, está consciente de que tardará años en “sanar”? ¿Sabe que hay que atender los asuntos de fondo que originan los problemas y no los de forma, para que el cambio sea sistemático y permanente?

Siempre he sostenido que una sociedad es reflejo de la psique de las personas, y por eso, me animo a comparar algunas cosas que me parecen interesantes. La única duda que me queda es que para que una terapia funcione, el paciente tiene que querer cambiar y acudir a su tratamiento por voluntad propia: ¿México se ha dado cuenta de que necesita cambiar? O ¿ni siquiera quiere acudir con el “terapeuta” porque piensa que no lo necesita?

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: