Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Teoría de los vicios

septiembre 18, 2011

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n2230598.htm

Teoría de los vicios

Federico Ling Sanz Cerrada*

Sucede que las fiestas patrias se hacen presentes en el mes de septiembre. En primer lugar el “Grito de Independencia” y al día siguiente el “Desfile Militar”. Ambas cosas son tradicionales y año con año se llevan a cabo. La coyuntura nacional parece que apunta hacia los festejos y en la prensa podemos leer con mayor frecuencia las notas que tienen que ver con los precandidatos rumbo al 2012. Los cambios en el gabinete, el fin del periodo de Enrique Peña, el informe de Marcelo Ebrard. Ahora el pleito se centra entre estos diversos actores y entre quienes gobiernan y los que son oposición. El tema de mayor relevancia que se discute en la agenda pública es el Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2012 y tal vez los lineamientos del IFE sobre las campañas en radio y televisión, que suelen herir susceptibilidades de los consorcios mediáticos de dicha materia. Fuera de eso, la agenda nacional dejará poco a poco de centrarse en el Gobierno federal -especialmente ahora que ya pasó el Quinto Informe de Gobierno- y cuando los actores de la sucesión están más que puestos para arrancar motores (si es que no lo han hecho ya y de modo anticipado; pero vaya, es un decir).

¿De qué hablar en esta coyuntura tan complicada? ¿Será que debo referirme al modo en que las fiestas patrias nos pueden ayudar a ser mejores mexicanos? Quienes han leído algunas de mis opiniones en este espacio, sabrán que soy enemigo de “cargarle el milagrito” a estos asuntos meramente de forma, olvidándonos que lo verdaderamente relevante está en otro lado. No obstante lo anterior, el tema de la inseguridad en México parece ser relevante para la discusión de los aspirantes presidenciales y de los líderes de opinión. Algunos para defender sus posturas y otros para atacarlas. Este es el panorama que nos espera durante los próximos meses y lo que habremos de leer en las primeras planas de los principales diarios.

Como no se ocurre un modo interesante de vincular todo lo anterior con los festejos patrios y la coyuntura actual, decidí escribir esta “teoría de los vicios” que probablemente no termine en el artículo de hoy, pero que vale la pena comenzar de todos modos. Resulta entonces así que, todos las personas tenemos una cierta necesidad de sentir la “adrenalina” en nuestro ser. ¿Cómo se produce? Con una emoción fuerte o una experiencia límite. Si además está cargada de transgresión, la adrenalina y la excitación aumenta. Lo anterior nos hace sentirnos vivos y nos llena. Es una sensación placentera, como de quien corre autos de carrera a grandes velocidades o quien se avienta del avión en paracaídas. Supongo que sucederá lo mismo con quienes se drogan y en cierta medida, con el tabaco y el alcohol. Son, en realidad, distractores de realidad o generadores de una realidad alterna. No nos gusta nuestra propia realidad. No nos gustamos cuando nos vemos al espejo o nos descubrimos poco a poco y entonces, nos volvemos insoportables. Es otra forma de evadirnos. Otros tal vez sienten algún tipo de enojo o de insatisfacción y recurren a algún vicio o fuga para sentir esta adrenalina y excitación que les inunda. En realidad, ésta es la verdadera adicción. ¿Cómo puede dejar una persona gorda de estarlo? En el momento en que deje de disfrutar comer hasta el límite y disfrute vivir hasta el límite sin transgredir la norma o transgredirse a sí mismo. Es una complicadísima labor de cambio interno. La vida es lo que tiene sabor, no tanto la comida.

En las fiestas patrias no se me ocurre más que pensar que somos, en la sociedad, una suma colectiva de nuestras propias circunstancias personales que nos llevan a ser como somos. México se mira al espejo y no le gusta lo que ve. Es el espejo que cada mañana cuelga de los armarios de todos los mexicanos. México necesita sentirse mejor consigo mismo y dejar de consumir la adrenalina del poder, de la violencia, del vicio, de la transgresión para sentirse un poco mejor. En fin, la próxima semana seguiré hablando de esta “teoría del vicio”. Mientras tanto ¡Felices Fiestas!

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: