Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Manual para sobrevivir a una boda (I)

julio 16, 2011

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n2148458.htm

Manual para sobrevivir a una boda (I)

Federico Ling Sanz Cerrada*

He decidido hacer referencia en esta columna a las bodas y todo lo que implica prepararlas, organizarlas y ejecutarlas. Voy a dividir en dos partes mi reflexión y el próximo sábado anunciaré en este mismo espacio mis conclusiones finales al respecto. Para el caso que nos ocupa debo admitir y comenzar con mi experiencia propia. Resulta que me voy a casar dentro de una semana y estos meses han estado llenos de experiencias fascinantes en todos los sentidos.

Como ya es costumbre, sabrán ustedes que me gusta narrar en mis artículos alguna vivencia cotidiana o personal, que parte de un ámbito reducido, naturalmente y que posteriormente se puede comparar y proyectar con dinámicas mucho más complejas que ocurren en nuestra sociedad en términos económicos, culturales o políticos. Recuerdo que hace un año escribí un “Manual para una mudanza” y relaté todo aquello que implicó cambiarse de departamento, con sus cosas buenas y malas, desde armar cajas de cartón hasta el acomodo final de todo. Y lo anterior tiene una comparación interesante con nuestra vida en general, porque hay muchas cosas que se pueden aplicar en el día a día. Por ejemplo, cómo deshacernos de todo aquello que venimos cargando y no sirve para nada o creemos que en algún momento podría utilizarse, cuando la realidad indica lo contrario.

Pues bien, antes que otra cosa suceda, quiero narrar algunas cosas, mismas que llevan a pensar en una serie de actitudes y conductas con las que vamos por la vida y en las cuales valdría la pena detenernos un momento.

La primera reflexión de la organización matrimonial es que a través de los rubros de que se compone el evento, se muestran las prioridades de las personas. Me refiero a que cada quien le otorga un peso específico a distintas cosas: mientras que para alguien la misa es lo más importante de todo, para otra persona la música de la fiesta es el elemento central. Para las mujeres, todo aquello que implica el vestido, el peinado o el maquillaje resulta fundamental, mientras que para nosotros los hombres, el atuendo no ocupa ese lugar tan relevante como en el caso de ellas. Para algunos familiares, la obtención de la licencia matrimonial en la parroquia correspondiente y la homilía de la celebración son elementos clave, mientras que para otros importa la cantidad de alcohol que habrá de comprarse. Lo que trato de decir es que cada quien hace evidentes su escala y jerarquía de valores a través de aquellas cosas en concreto a las que otorga un peso mayor. Ahora bien, si eso sucede en un enlace matrimonial, también pasa en otros aspectos de la vida.

Por ejemplo, en la vida familiar se pueden evidenciar las prioridades a través del gasto (esto es algo que ya habíamos mencionado antes); pero si un padre de familia compra una televisión en lugar de la despensa, pues deja en claro qué es lo que tiene mayor peso para él y a qué cosa le quiere dar mayor importancia. Igual sucede con los presupuestos públicos o las leyes aprobadas en los congresos. Si un político decide asignar dinero a un proyecto, entonces, sabremos que esa es su prioridad, o bien, si un grupo parlamentario decide privilegiar una elección en lugar de una reforma, pues entonces deja en claro que su prioridad es electoral y no legislativa, por ejemplo. ¿Lo anterior está mal? No está ni bien ni mal, porque no es un juicio de valor lo que estamos emitiendo en este caso; pero lo que resulta toral es que sepamos la lógica y las razones de lo que hacen. Corresponderá al electorado decidir si quiere apoyar o no a un grupo parlamentario o a un político de acuerdo con sus prioridades. Esto es más bien un ejercicio de transparencia. Y saber qué es lo que tiene peso para cada quien es importante para que los ciudadanos decidamos con conocimiento de causa. Es una mera herramienta.

Hasta aquí llegamos hoy, la semana que viene me gustaría narrar otra experiencia para comparar: ¿qué hacer cuando todo mundo te dice qué hacer?

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: