Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Cocinar pasta o el mito de la democracia

julio 9, 2011

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n2139414.htm

Cocinar pasta o el mito de la democracia

Federico Ling Sanz Cerrada*

Vamos a imaginar que estamos cocinando una pasta. Lo primero que yo haría sería colocar un sartén hondo con agua en la estufa y le añadiría un poco de sal, aceite de oliva y tal vez un poco de romero. La razón de lo anterior es porque “dicen” que así la pasta adquiere un mejor sabor. Una vez que el agua está hirviendo, pondría los pequeños trozos de “fusilli” dentro del agua y lo dejaría unos minutos antes de que se vuelva demasiado “aguado”, pero no hasta que deje de estar crujiente. Ese punto es difícil de lograr, pero se le conoce como “al dente”. ¿Se le puede colocar previamente al agua un poco de vino tinto? No lo sé, no soy chef, pero tal vez adquiera un sabor interesante. Lo que me llama la atención de esto es lo siguiente: hay muchas personas que cuando retiran el “fusilli” del agua lo enjuagan como si quisieran quitarle lo caliente, para luego mezclarlo con la salsa. ¿Por qué lo hacen así? Porque su mamá así lo hacía y su abuela también. La realidad es que al hacer lo anterior se le quita el sabor a la pasta, ese que adquirió del agua con sal, aceite de oliva, romero y tal vez vino tinto. Por tanto, concluyo que es un mito eso de que se tenga que enjuagar la pasta después de su cocimiento.

¿Cuántos mitos de ese tipo podríamos encontrar en nuestra vida cotidiana si nos ponemos a pensar? La manera en que nos lavamos los dientes y creemos que es la mejor, por ejemplo, o bien la forma de cuidar un automóvil pensando que de esa forma jamás se maltrataría. No obstante nuestras conclusiones y “certezas”, podríamos estar cometiendo errores y haciendo cosas cuya razón no es otra más que la de un mito.

Pues bien, de ese modo también hay mitos en nuestra vida pública y política que guían nuestras acciones y nuestras conductas. Quiero comentar un par de ellos que me parecen importantes y con los cuales, evidentemente, estoy en desacuerdo. El primero es la “campaña negativa” en medios de información que fue eliminada en 2007 de nuestra legislación con la reforma electoral de aquel año. En Estados Unidos, si no me equivoco, Lyndon B. Johnson inauguró en 1965 la campaña negativa y ganó la reelección presidencial. En México apenas la conocimos en 2006 y lo primero que hicimos fue censurarla porque genera contiendas inequitativas, dijeron. Me parece que eso es un mito porque en las democracias modernas la campaña de contraste es un recurso de propaganda política que se utiliza frecuentemente. En nuestro país, en cambio, los partidos políticos convirtieron al IFE en una máquina de censura con vida propia que, por cierto es sumamente ineficiente y más cuando la Cámara de Diputados no le ayuda, pues recordemos que no ha designado a los consejeros faltantes.

Otro mito que me llama la atención es la de los acuerdos políticos entre grupos de interés. Acabamos de escuchar hace una semana la declaración de Gordillo diciendo que pactó con el Gobierno federal. ¿Es malo el pacto? Es un mito, porque en las democracias los acuerdos no son malos, al contrario. De eso se trata. Lo nefasto aquí es la corrupción del sindicato y el lucro con la educación de los niños y jóvenes de México, puesto que esa es la mejor herramienta contra la violencia y la desigualdad en nuestro país. Pero si desmenuzamos el hecho, resulta que los pactos y los acuerdos no necesariamente son dañinos. Basta ver la coalición de izquierdas y derechas en Alemania o Chile, o el gobierno formado por grupos antagónicos a cambio de carteras en el Consejo de Ministros en Italia. El pacto no es incorrecto, como sí lo es la impunidad de un sindicato corrupto.

En fin, lo que quiero destacar es que tal vez estamos haciendo cosas, porque así nos parece correcto sin cuestionar si es lo mejor o no. No cometamos el error de guiarnos por nuestras “certezas”; en una de esas son solamente mitos y leyendas.

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: