Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

¿Realista u optimista?

julio 2, 2011

¿Realista u optimista?

Federico Ling Sanz Cerrada*

Hace unos días leí en la popular y moderna red social “Twitter” un comentario que me llamó poderosamente la atención sobre la impunidad en México. Combinaba dos hechos recientes en nuestro país: el primero era la multa impuesta al candidato del PRI al Gobierno del Estado de México, Eruviel Ávila, por 26 mil pesos debido a que incurrió en actos anticipados de campaña. El segundo comentario era sobre la ratificación del juez que aparece en el documental de “Presunto Culpable” por otros 6 años, aduciendo calidad en su trabajo. En ambos casos la indignación del “tuitero” me parecía razonada y justificada.

La multa a Eruviel Ávila por esa ínfima cantidad de dinero (no porque 26 mil pesos sean poca cosa, sino porque en comparación con los millones que ha gastado en campaña de aire y de tierra resulta francamente ridícula) es una clara muestra de que resulta menos costoso violar la ley que cumplirla; especialmente cuando la multa es tan baja. Y en el caso del juez Héctor Palomares, tiene razón el Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal al afirmar que son ellos quienes deberán revisar la actuación del juez y no un documental de cine; no obstante lo anterior es flagrante la poca calidad con que el juez realiza su trabajo, poniendo en tela de juicio toda la labor del Poder Judicial, local y federal. Ya había denunciado Javier Sicilia hace más de una semana que los jueces y magistrados no oyen ni escuchan al ciudadano y ello lo podemos comprobar con este fatídico hecho del juez en cuestión. Para añadir elementos a este análisis, resulta más fácil y menos costoso al juez hacer su trabajo con una calidad cuestionable, sabiendo que no habrá sanciones y que a pesar de sus sentencias hechas al vapor, será ratificado por otros 6 años más. En ambos casos, cuando el costo de cumplir la ley es mayor que el costo de violarla, estamos hablando de impunidad.

Durante largo tiempo he discutido con mi buen amigo Juan Carlos Wocker sobre los incentivos para que las cosas en México funcionen mejor. Como todos mis lectores sabrán, soy un fiel partidario y creyente de que el cambio principal deberá provenir del interior y de la convicción profunda de cada persona. Sin embargo él piensa que el cambio se dará a raíz de que haya incentivos más poderosos para hacer las cosas bien, es decir, que las leyes se cumplan y que si no se cumplen, se persiga a los criminales y se les castigue. De alguna manera me recuerda la tesis de Jorge Castañeda cuando habla del mexicano que “tira el papel del Gansito en México, pero en Estados Unidos lo deposita en el bote de basura”. Claro, porque el costo de violar la ley es mucho mayor que el costo de cumplirla. ¿Se debe a razones internas? Probablemente no y tal vez Juan Carlos tiene razón en afirmar que siempre ha sido así y mientras no haya un estricto cumplimiento de la ley en México no podremos aspirar a que las cosas mejoren.

En este sentido, he puesto dos claros ejemplos de por qué las personas, a veces, tienen incentivos para violar la ley en lugar de cumplirla. Y en este punto debo admitir que soy un poco más creyente de Hobbes que de Rousseau; mientras el primero decía el hombre es lobo del hombre y debe existir la fuerza del estado mediante el Pacto Social para que todos respetemos la ley, el segundo afirmaba que el hombre, en su estado de naturaleza era un “buen salvaje”, como bien me enseñó mi maestra Patricia De Los Ríos en la Universidad.

Debo admitir que concedo razón a quienes piensan que el cambio de conducta y la prosperidad del país funcionarán cuando las leyes se cumplan y las autoridades, con ética y profesionalismo, cumplan su deber. Pero también quiero pensar que existe una importante arista personal en el proceso de cambio, y que como dice Castañeda, no seremos otros los mexicanos ni mutaremos nuestro ADN para comenzar a cambiar las cosas, en las mismas circunstancias que nos han rodeado siempre. Será mi llamado al optimismo.

www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: