Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Mi eterna tentación

junio 5, 2011

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/s2754.htm

Mi eterna tentación

Federico Ling Sanz Cerrada*

En la ciudad de Roma existe una pequeña calle que se llama “Via Giustiniani” de donde se asoma un letrero que reza “Caffè Nuovo” cerca del famoso monumento histórico conocido como “Pantheon”. En este café, durante el día se puede ver movimiento de familias, turistas y citadinos que entran y salen a comer como en cualquier otro lugar. Por las noches se convierte en un antro de doble fondo donde convergen diversos personajes de la política italiana, desde algún importante ministro, hasta el líder del partido local o de la oposición, pasando también por algún diputado o senador de aquel país. Se puede fumar -a pesar de que está prohibido- puesto que es el punto de encuentro de importantes políticos. Los vecinos no parecen darle demasiada importancia, pero seguramente si lo hicieran, algún tipo de decisión impuesta desde el Gobierno acabaría la protesta, como sucede en nuestro país de forma similar. No tengo idea de qué otras cosas sucedan en ese lugar, pero recuerdo una vaga conversación con el romano que atendía y -parafraseándolo- decía que la política tenía muchas raíces voluntaristas y que tanto Italia como México se parecían mucho. Donde las normas importan poco y los gobernantes no tienen mayor consideración que su propia voluntad para hacer o deshacer desde el poder.

Me llamó mucho la atención el discurso sobre el “autoritarismo” que aquel italiano me dijo, sin saber en realidad que estaba hablando de Gobiernos autoritarios, sino del modo de ser de sus políticos y de los míos. Los ciudadanos comunes también podemos notar las actitudes básicas en la clase política gobernante y damos cuenta de ello. El hecho de que seamos corresponsables en la erradicación de los vicios no nos hace invulnerables ni nos exime de caer en la eterna tentación autoritaria.

Durante largo tiempo hemos discutido varios amigos sobre cuál es la vocación, esencia y génesis del pueblo de México. Muchos le atribuyen a la conquista española el resultado de la mezcla de razas que hoy por hoy dan origen a lo que somos, o bien, otros tantos se lo atribuyen a los “genes latinos” que nos constituyen y que, dicen, compartimos con pueblos como el italiano. No obstante lo anterior quiero hablar de la tentación autoritaria: esa que le da primacía a nuestra voluntad por encima de las leyes, que no hace caso del consenso ni es democrática, que se impone de arriba hacia abajo y no toma en cuenta a los demás. Esa que no tiene límites externos, pero tampoco dentro de cada uno de nosotros tiene fronteras. La actitud que privilegia a “mis ganas” de hacer o dejar de hacer algo que me gusta o me disgusta por encima de la norma o de los derechos de los demás, o peor aún, incluso a costa de mi propio beneficio.

Los ejemplos autoritarios sobran en México: familias machistas donde el hombre decide todo y no le da autonomía social, económica o emocional a los demás miembros, especialmente mujeres. Sociedades de alumnos que reparten oportunidades de beca a quienes ellos deciden. Oficinas de atención ciudadana que desde cualquier ámbito de Gobierno benefician a sus amigos o a quien pague mejor. Programas de combate a la pobreza que se deciden de forma unipersonal y con lógicas cortoplacistas -por ejemplo la electoral- o proyectos de ley que son presentados en el Congreso para salir en la foto, porque conviene a mis clientes, o porque yo obtendré algún beneficio de ello. Todo lo anterior son ejemplos de la cultura autoritaria que rige nuestro país.

Si comenzamos a erradicar poco a poco, día a día esos anclajes del autoritarismo en nuestra conducta, México puede aspirar a convertirse en un país de leyes. No caigamos en la eterna tentación de la conducta autoritaria, por más fácil que sea. A la larga el costo es infinitamente mayor.

Agradecimiento.- Aprovecho este espacio para agradecer a Nacho Lozano (@nacholozano) por invitarnos a Paulina Chávez (@pauchavez), a José Luis Antón (@JoseLuis_Anton) y a su servidor a participar en su noticiero el domingo pasado en W Radio con la mesa “Pendientes en el Congreso”. Esperamos que se repita pronto.

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información.

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

comentarios

Me parece excelente la propuesta, erradiquemos el autoritarismo desde el contexto inmediato de cada quien. Como dice el lugar común, el cambio empieza por uno mismo. Hagámoslo realidad es el trasfondo de tu texto.
Saludos.

Héctor Sampieri

junio 7, 2011

A %d blogueros les gusta esto: