Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Culpa Republicana

abril 11, 2011

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n2034831.htm

Culpa Republicana

Federico Ling Sanz Cerrada*

La culpa y la responsabilidad son dos cosas diferentes. La primera implica una carga moral, es decir, un juicio de valor de algo que es bueno o malo. El problema es que además viene acompañado de un mecanismo de incentivos como el que sigue: si hacemos algo bien tendremos un premio, y si lo hacemos mal tendremos un castigo. Y es evidente que nadie quiere el castigo. Luego entonces, en las religiones se da mucho el mecanismo de incentivos, donde derivado del comportamiento que tenemos en la tierra será nuestro destino en el más allá: el cielo o el infierno por ejemplo. O bien, en el Islam, aquellos que mueren en la “Jihad” (Guerra Santa para convertir a los infieles) se ganan la salvación de su alma.

En este orden de ideas la culpa es el resultado moral de haber hecho algo mal y por tanto merece ser castigado. Y justamente el mecanismo de la culpa es lo que muchas veces desincentiva a las personas para tener ciertas conductas. Pero al hacerlo le carga de juicios de valor y le “etiqueta” como bueno o malo. Entonces la persona busca huir de ello, o trata de evitar el castigo, pero la culpa permanece y la persona solamente quiere librarse de la consecuencia de su acción, porque de esa manera podría obtener una “condena”, que puede ser moral, religiosa, social, etc.

Pero entonces ¿dónde queda la responsabilidad? Con el riesgo de cometer una tremenda imprecisión al respecto, voy a definir la responsabilidad como aquella actitud que asume las consecuencias de las acciones cometidas. O sea, que quien es responsable, más allá de los juicios de valor moral, de lo bueno o lo malo, sin culpas ni premios, siempre asume las consecuencias de sus acciones, ya sea que le favorezcan o no. Alguien que trabaja y gana un ascenso en su profesión está recibiendo las consecuencias de su acción. Y alguien que no trabaja y es despedido también sufre las consecuencias de su conducta. ¿Es bueno o malo? Ser despedido o promovido no es bueno ni malo, simplemente es una consecuencia de haber actuado de cierto modo. Y entenderlo así le quita la carga de la culpa de aquél que fue despedido por no trabajar y que solamente se concentra en que su conducta “es mala” y por eso fue castigado, sin poner manos a la obra en lo que verdaderamente importa: cambiar su conducta y asumir su responsabilidad. De otra manera únicamente estaría buscando librarse del castigo o de las consecuencias, cargar con el juicio de valor moral de su “maldad” y seguir la vida. Jamás habría habido un proceso de reflexión para asumir, sin etiquetas de “bueno o malo”, su responsabilidad en el tema.

Barrunto que la República vive en muchas ocasiones con culpa. Y eso, como lo he mencionado, no sirve de nada. Buscar a los culpables de la situación del país no sirve de mucho. No es una “cacería de brujas” en donde haya que encontrar a los malos, a los culpables de nuestro terrible estado, para luego darles un castigo. Por ejemplo: “Gobierno culpable de los muertos”. O bien: “Congreso culpable de la parálisis política”. Nada más falso que lo anterior. ¿Se tratará de buscar culpables y luego aplicarles el “castigo ejemplar”? Y la responsabilidad ¿dónde queda?, ¿acaso nadie piensa en asumir su propia responsabilidad sin cargas de juicios de valor de lo bueno o lo malo? Incluso hasta en la religión Santa Teresa dice ante la cruz: “No me mueve, mi Dios, para quererte el Cielo que me tienes prometido, o el Infierno por todos tan temido para dejar por eso de ofenderte”. ¿Qué quiere decir lo anterior? Que no se necesitan premios o castigos para hacer bien o mal las cosas. Se necesita responsabilidad.

La República necesita cada vez y en la medida de lo posible, vivir menos en la culpa. Todos tendríamos que comenzar desde el interior de cada uno de nosotros y cambiar la manera por la que actuamos o dejamos de actuar. Que cada uno empiece por asumir su propia responsabilidad en la vida pública y privada de tal manera que la Culpa Republicana se convierta en Responsabilidad Republicana.

http://www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información.

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: