Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Un desenlace para la nieta del monumento

febrero 21, 2011

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n1972009.htm

Un desenlace para la nieta del monumento

Federico Ling Sanz Cerrada*

En días pasados empecé a contar la historia de la nieta del monumento. Cariñosamente le llamamos “Lupita” De Heredia y vive en Italia. Su abuelo fue el encargado de traer el mármol de Carrara desde el país mediterráneo de las pastas y las pizzas para edificar el Hemiciclo a Juárez que se encuentra en la Alameda Central de la Ciudad de México. Tal como prometí en entregas anteriores, ahora voy a escribir un poco más de la historia de Lupita.

El arquitecto que hizo dicho monumento, en uno de sus viajes a Italia conoció a su esposa. Ella era hija de una familia conocida de aquella nación y el encuentro se dio durante una fiesta de carnaval. La joven estaba disfrazada de carta “francés”, es decir, aquellas de póker, con un vestido de seda y un tocado con cuatro cartas en esmalte y oro hecho en una famosa joyería del puente viejo (“Ponte Vecchio”) en la ciudad de Florencia, en la Toscana.

Lupita me ha contado que “Cupido lanzó su flecha inmediatamente” y el amor brotó rápido en aquella pareja y solamente tres meses después, y habiendo navegado durante 18 días por el Océano Atlántico, llegaron a Veracruz a bordo del barco “France”. Cuando llegaron a México fueron recibidos con Mariachis y tocaron la canción de “La Paloma”, misma melodía que la familia adoptó como su himno posteriormente. Lupita relata que durante muchos años, en las fiestas familiares, ella tocaba al piano esta canción.

Por cierto, en la boda de los abuelos de Lupita fungieron como testigos el mismísimo Porfirio Díaz y el Arquitecto Federico Mariscal. Este último había sido compañero en la universidad de “Guillermo”, el abuelo de Lupita y ambos trabajaron en el Ayuntamiento Constitucional de México en 1901. Don Guillermo hizo en aquél entonces el plan de la Secretaría de Relaciones Exteriores y fundó la revista “El Arte y la Ciencia” que en su número de febrero de 1903 publicó un artículo sobre los estudios de la época de diversas ciencias, donde decía que la arquitectura había sido el área que mayor interés despertó en los entrevistados. El director de la revista, Don Antonio Rivas Mercado, mismo que ideó la figura del “Ángel de la Independencia”, siempre trató de llevar a esa rama de la ciencia a posiciones más preeminentes. Entre el grupo de amigos de Rivas Mercado, Federico Mariscal, Guillermo de Heredia y otros, se encontraba también Antonio Boari, italiano que había estudiado en Estados Unidos y quien había ganado el concurso para construir el Palacio de Bellas Artes, mismo que se encuentra a un lado del Hemiciclo a Juárez.

Como podemos observar, todos los arquitectos de aquella época estaban interconectados de alguna manera y la historia me parece fabulosa porque cuando miro el mismo edificio de Bellas Artes o veo el mármol del Hemiciclo cuando camino por la Alameda, pareciera que después de la historia que me contó Lupita, aquellas piedras cobran vida. Es como si me hablaran, y en lugar de un mármol blanco se escuchara la voz del arquitecto, llegando a México entre mariachis, construyendo el México del que hoy nos sentimos orgullosos.

Lupita es una de las personas más optimistas y alegres que conozco. Ella es feliz y siempre está tratando de recordar aquellas valiosas cosas por las que vale la pena vivir y ahora, pensando en México, en todo aquello que vale la pena construir. Estoy seguro que en el momento en el que vinculamos nuestra vida y nuestra historia a las piedras y a los edificios, las cosas cambian. No estamos hablando de mármoles, o de arquitectura, sino de pasiones y de emociones. La historia de una familia que ha echado raíces y que ha dejado huella para aquellos que un día han de venir (citando a Fernando Delgadillo) y que, por tanto, dejan un rastro de su alma en la construcción de su patria. Cada quien tiene distintos medios y formas de vincularse a su nación; y estoy convencido también que en la medida en la que sintamos la historia de nuestra casa como la propia, algunas cosas comenzarán a cambiar. Una vez más empieza desde el interior de cada quien.

https://federicoling.wordpress.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información.

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: