Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Velocidad y afecto

enero 10, 2011

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n1917130.htm

Velocidad y afecto

Federico Ling Sanz Cerrada*

La semana pasada escribí el artículo de “Battagliero III”, en donde referí que había batallas que valían la pena y otras que eran solamente distractores de lo verdaderamente importante. Aquellos pleitos callejeros, con el taxista o quien te atiende en un negocio, solamente restan nuestras energías para concentrarnos en lo más profundo. Sin embargo, quiero detenerme un poco porque al mencionar cuáles eran las batallas cotidianas e inútiles, mencioné que en esa semana, había sido con una tienda Telmex, donde intentaba cancelar una línea telefónica y sin éxito, tuve que dar varias vueltas antes de comenzar dicho proceso.

Cuando se publicó el artículo, me contactó vía Twitter el Gerente de Comunicación Corporativa de Telmex y me pidió todos los datos del trámite que intentaba concretar con la empresa. Hablé por teléfono después con él y todo se arregló. En la charla le comenté cuál era el motivo de la queja y una posible idea para evitarle al cliente esas cosas. Debo admitir que me sorprendió la velocidad y rapidez con que el problema se solucionó (cuando se denuncia desde una tribuna pública suele adquirir este matiz) pero lo que quiero destacar es la nueva forma de comunicación horizontal que, algunas herramientas como Twitter proveen hoy por hoy. Esta rapidez en la comunicación se origina en gran medida porque las barreras clásicas de la burocracia pública o privada se rebasan y entonces, el mensaje llega de manera directa y sin intermediarios a la persona correcta. En este caso, llega con aquellos que pueden ejercer de forma inmediata una acción concreta para cambiar el curso de las cosas.

Lo anterior, representa uno de los beneficios mayores que tiene el uso de las redes sociales para mejorar la comunicación entre las personas; pero inevitablemente me viene a la cabeza el artículo que leí en el blog de Paola Ricaurte en El Universal, donde establece con una lucidez impresionante que, en realidad, los seres humanos tenemos una enorme y creciente necesidad de afecto y que básicamente esto es la raíz de muchas de nuestras acciones: buscamos poder cuando somos vulnerables, buscamos amigos cuando estamos solos, etc. Y en el caso de redes como Facebook o Twitter, se cumple la función de llenar las necesidades de afecto y compañía. Mientras más amigos se tengan en Facebook o más “followers” en Twitter, estaremos mejor acompañados y seremos más poderosos. Luego entonces la comunicación tan efectiva de la redes sociales también genera enormes vacíos de comunicación interpersonal.

El reto consiste entonces en utilizar de manera efectiva la herramienta que las redes sociales ofrecen para mejorar la comunicación, saltando las barreras burocráticas o los escollos absurdos para que los mensajes lleguen a donde tienen que llegar, pero no utilizar el mecanismo para tratar de llenar vacíos afectivos que muchas veces afloran en estas circunstancias. En este punto soy partidario de hacer un análisis más estricto y profundo sobre los alcances y limitaciones de las redes sociales que el Internet ofrece, pero también se debe hacer un análisis serio sobre las limitaciones y alcances de nuestros vacíos afectivos y hasta donde nos pueden llevar.

Si la intencionalidad de abrir una cuenta en Facebook es para hacerse presente en la esfera social, luego entonces, ¿cuál será la intención de un político que busca ganar a toda costa un espacio público de poder?, ¿será que está tratando de llenar algún vacío, semejante a quien abre una cuenta en Twitter o Facebook? Suena aventurada la hipótesis, pero al leer a Ricaurte no pude dejar de pensar en la idea central que suelo repetir en mis artículos: el espacio personal como factor clave que se proyecta hacia el exterior, y es la raíz de nuestros grandes logros pero también de nuestros grandes males. En la medida en la que los análisis de las redes sociales y la comunicación moderna a través del Internet nos ayuden a esclarecer un poco más las cosas dentro de nosotros, independientemente de lo que descubramos, habremos dado un salto cualitativo en este proceso de conocernos más a nosotros mismos; y no solamente como personas, sino también como sociedad política, como país y como nación.

https://federicoling.wordpress.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: