Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Battagliero III: Batallas para 2011

enero 3, 2011

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n1910074.htm

Battagliero III: Batallas para 2011

Federico Ling Sanz Cerrada*

La semana pasada escribí el segundo artículo de la serie “Battagliero”. El primero tuvo lugar la navidad de 2009 y en esta ocasión considero propicio que para comenzar un nuevo año podamos retomar esta serie, que significan “guerrero”. La razón de lo anterior es porque normalmente nuestra vida está llena de batallas; unas que valen la pena y otras que no tanto. Como decía anteriormente, hace unos días escribí sobre las batallas a las que nos enfrentamos cada día y de manera cotidiana. Lo dramático del asunto es que la mayoría de las veces libramos batallas sin sentido, o que solamente nos desgastan y nos distraen de aquellas a las que verdaderamente vale la pena dedicarles nuestros esfuerzos.

Mencionaba incluso batallas del tipo: “el taxista del carril contiguo no me dejó pasar y me ‘aventó’ el carro”. O bien, un padre de familia que trata de imponer por la fuerza a su hijo cierta “costumbre” para hacerlo hombre de bien, pero no lo hace con su ejemplo. Recientemente me encaró una de estas batallas inútiles: tuve que cancelar la línea y el internet en una tienda Telmex y ha sido una pesadilla donde hay que dar vueltas y vueltas para lograr concretar el trámite. Reconozco que es terriblemente desgastante, pero es peor si además de ello nos enganchamos mentalmente con la lucha inútil.

La propuesta de festejo para la Navidad que acaba de suceder era justamente que dedicáramos nuestras energías a librar batallas mucho más inteligentes y valiosas. Y como primer paso, había que darse cuenta de que muchas de ellas tienen que ser escogidas conscientemente. Es mucho más fácil dejarnos llevar por las otras y cuando menos pensamos, ya estamos inmersos en un remolino de estupideces. Luego entonces, la propuesta para comenzar 2011 es que escojamos las batallas. Y libremos aquellas que valen la pena.

Casi siempre me gusta escribir haciendo un símil entre la vida cotidiana e individual y la vida pública y colectiva, porque mi creencia es que casi todas las bondades y los perjuicios públicos tienen su profunda raíz en asuntos meramente personales. Si en nuestra vida privada somos honestos, también lo seremos en nuestra vida pública. De igual forma, si somos corruptos al interior, pues no se puede esperar mucho hacia fuera. Pues bien, de esa misma forma considero que las batallas inútiles que se libran en la esfera pública también actúan de la misma manera que las privadas: los actores políticos, consciente o inconscientemente se enganchan con luchas inútiles que los distraen de lo verdaderamente importante. Por ejemplo, se me ocurre las iniciativas de ley para cambiarle el nombre al país, cambiarle el nombre al estado de Coahuila, discutir cuál es la mejor imagen para una moneda conmemorativa o cambiar de posición los colores de la Banda Presidencial. Nada más inútil que lo anterior y las discusiones de fondo se dejan de lado. Pero este problema no es un asunto meramente público, porque tiene su raíz en esta tendencia de dejarnos llevar por pleitos estériles obviando lo verdaderamente importante.

La propuesta entonces para 2011 es que seamos conscientes de que nuestros asuntos personales se reflejan en la vida pública: nuestros complejos e inseguridades y también nuestras fortalezas y virtudes. En la medida en que somos un poco más abiertos para admitir ello, podremos pensar de mejor forma lo que nos espera para el año nuevo. Y si además logramos desarticular el mecanismo inconsciente por el que nos enganchamos con estas inutilidades, habremos dado importantes pasos.

En lo personal será un año donde mis metas se concretarán con el inicio de la formación de una familia, la consolidación profesional de aquello que me gusta hacer (escribir y analizar), y aprender un idioma nuevo. Allí estarán mis luchas para 2011. En el ámbito público desearía que se concretaran algunos temas: la reelección legislativa, la disminución de la tasa de desempleo y la disminución del número de ejecuciones y secuestros. Si las fuerzas de este país se concretaran en ello en lugar de añadir el “Zaragoza” al nombre del estado de Coahuila, como decía mi abuelita, que en paz descanse, “otro gallo nos cantaría”. Feliz año 2011.

https://federicoling.wordpress.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: