Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Dos historias

octubre 18, 2010

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n1819875.htm

Dos historias

Federico Ling Sanz Cerrada*

Recientemente en el Reino Unido, específicamente en el Parlamento, sucedió un acontecimiento relevante en aquellas Cámaras Legislativas inglesas: uno de sus miembros estaba envuelto en un escándalo. Había sido acusado de tener una relación inapropiada con alguna persona y aquello tenía el potencial de terminar sumamente mal. Aunque la ley no le exigía a aquel miembro del Parlamento que renunciara o bien, que por esta razón fuera a perder su lugar dentro del Legislativo. Nada de ello. Sin embargo, el personaje en cuestión comenzó a sentir presión de sus propios compañeros y de la opinión pública que no veía con buenos ojos que un miembro de su Parlamento estuviera envuelto en dicho escándalo y tomó inmediatamente la decisión de renunciar, en primer lugar aduciendo razones sobre la dignidad del cargo y en segundo lugar, para dejar que las investigaciones respectivas se dieran sin ningún tipo de presión. Y así lo hizo.

En México el caso es justamente contrario. Un diputado es acusado de tener vínculos con el crimen y existe una orden de aprehensión en su contra. Tuvo que tomar posesión de su cargo mediante un operativo francamente ridículo, escondiéndose en la cajuela de un automóvil para pasar desapercibido frente a los ojos de aquellos policías que querían atraparlo. Después tuvo que esconderse en las oficinas, para luego rendir la protesta de ley y con ello, ganar el fuero que por ser diputado le toca, y de esta manera evitar a la justicia. Poco a poco comienza a fluir la información en los medios, donde se dan a conocer grabaciones de una supuesta conversación con gente del crimen y en lugar de aclarar si es su voz o no lo es, decide correr por la vía legal. Es curioso que ahora sí lo quiera, cuando la gran mayoría en la opinión pública refiere que debería renunciar a su cargo para resolver su asunto con la justicia.

Existen notables diferencias entre un caso y otro. En el primero, en Inglaterra, el legislador decidió renunciar al beneficio de su cargo para resolver su asunto. Más allá de una obligación legal, por una cuestión de principios y dignidad; aún incluso si cometió la ofensa, es mejor ofrecer una disculpa y someterse al escrutinio de aquellas instituciones que habrán de juzgarlo. En el caso contrario, es decir, de México, el legislador burla a la justicia para hacerse con el cargo y así obtener el beneficio que éste le otorga mediante el cual no puede ser detenido. Parece francamente ridículo que hagamos las cosas exactamente en sentido contrario. Luego entonces, me da la impresión que los países desarrollados no solamente tienen su centro en la cuestión económica, sino también en la actitud. Este asunto tiene que ver con la idea de la justicia, de la legalidad, de la política, etc.

Resulta que los legisladores tienen grandes pendientes en materia de regulación sobre su mismo cargo. En principio de cuentas tienen que resolver estos asuntos, donde hay grandes lagunas en las que un legislador que quiere huir de la justicia toma posesión del cargo para justamente burlarla. ¿No se supone que tendría que ser el propio legislador el encargado de poner el ejemplo para poder entrarle a dicha materia?, No se puede pretender legislar para determinado asunto si por otro lado se está en deuda con el mismo. No es algo digno de la persona y mucho menos del cargo. La visión utilitarista e instrumental del cargo para fines meramente pragmáticos y personales debería ser un asunto que obligue a los legisladores a realizar cambios para que nadie se aproveche de este asunto. Más aún, no debería estar prohibido algo por la ley, cuando en la ética personal de cada quien se debería poder resolver internamente.

Es lamentable observar el espectáculo que algunos políticos realizan día con día, haciendo gala de sus habilidades personales para darle la vuelta a la norma. Este camino es solamente un engaño. Quien en realidad sale perdiendo en el fondo son los políticos mismos. Por supuesto que dentro de esto, también los ciudadanos perdemos. Pero entonces se convierte en un círculo vicioso del que cuesta mucho trabajo salir. Lo primero es alcanzar a ver.

https://federicoling.wordpress.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: