Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

La sutileza de la precisión

agosto 7, 2010

Hola amigos,

Les comparto mi artículo de hoy.

Saludos,

La sutileza de la precisión

Federico Ling Sanz Cerrada*

En ciertas ocasiones, las personas en general enfocamos mal nuestros esfuerzos y confundimos el significado de la calidad de lo que hacemos. Digo en general, porque no corresponde a un país en particular, a una raza, estrato social o esfera política. Nos pasa a todos. Y además sucede en diferentes ámbitos de forma paralela y simultánea. Por ejemplo, se me ocurre pensar en una persona que está siguiendo una “dieta de proteínas”. En este supuesto, la persona puede comer todo lo que quiera, siempre y cuando no haya carbohidratos en su alimentación; es decir, puede comer todos los cacahuates naturales, carne o queso que desee. Incluso puede comer cosas “contraindicadas” para una dieta, como el tocino, el chorizo o el chicharrón.

Lo importante es que no haya carbohidratos, porque el cuerpo reacciona de tal manera, que baja de peso al utilizar sus reservas de grasa cuando descubre que no recibe los mencionados hidratos de carbono y solamente recibe lípidos y proteínas. Deja de asimilar la grasa y quema la que ha reservado. Pero no se puede comer verdura, por ejemplo la zanahoria. Suena incluso ridículo: ¿por qué podría comer toda la cantidad de queso y tocino que desee, pero no zanahorias, y aun así bajar de peso importantemente? La respuesta es sencilla: por la sutileza de la precisión en la dieta.

Siguiendo los pasos de otro ejemplo similar, se me ocurre pensar en una mujer joven de 27 años, que es especialista en relaciones internacionales y se desempeña en el departamento de comunicación de la empresa donde trabaja. Todos los días tiene que llegar sumamente temprano para realizar un resumen de prensa y entregárselo a su jefe. Y hace guardias de largas horas todos los días para monitorear las notas que salen en los medios internacionales. Pero sus jornadas laborales comienzan a las seis de la mañana y termina a las siete de la noche, porque la generación de notas en dichos medios es inmensa y nunca termina de reportarlas todas, por ello tiene que quedarse horas extra. Cada día es igual y los fines de semana, en frecuentes ocasiones, tiene que ir a su trabajo a dar seguimiento de prensa. Llegado un punto deja de hacer bien su encargo porque ni siquiera tiene lucidez para pensar, producto del desvelo, la falta de descanso y el agotamiento físico y mental. Y solamente reproduce notas pero no genera propuestas para responder a dichas notas. En este caso, ¿no sería mejor contar con una persona lúcida y descansada para generar una respuesta (aunque fuera solamente una) cada día, pero que impacte en los medios adecuados y en los temas o comunicadores que valen la pena? ¿A qué se debería el éxito de una sola respuesta bien colocada y difundida por encima del reporte de todo lo que se publica pero sin contenido alguno de cierta valía? La respuesta es: a la sutileza de la precisión.

Y es que de forma regular, como mencionaba al comienzo, confundimos las cosas y creemos que trabajar más horas al día nos hace más exitosos. Pensamos que si generamos más, hablando en cantidad, seremos más productivos también. Y no necesariamente sucede así. En la esfera pública, hablando del Poder Legislativo en México, muchas veces pensamos que mientras más iniciativas sean procesadas y turnadas a comisión y posteriormente al Pleno, el Congreso será más productivo y más exitoso. Pero no necesariamente sucede de esta forma. Aprobar muchas propuestas de ley no quiere decir que estemos avanzando en temas sustantivos. En cambio, si lográramos procesar una reforma, aunque fuese solamente una, pero que impacte, por ejemplo, en los incentivos para la cooperación política entre los actores (reelección legislativa, reducción de plurinominales, etcétera) habríamos avanzado mucho más que en el caso contrario.

La sutileza de la precisión puede generar el éxito que estamos buscando. Y esta precisión, normalmente se logra con conocimientos, estudios o bien, en ciertos casos, con sentido común. Y si además se combinan las anteriores, pues resulta mejor. Los seres humanos tenemos muchas limitaciones, pero si sabemos enfocar bien nuestros esfuerzos mediante la sutileza de la precisión, podríamos lograr importantes cosas de gran impacto.

https://federicoling.wordpress.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: