Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Los nuevos Creel y AMLO

julio 10, 2010

Hola!

Quisiera compartirles mi artículo de hoy con todo y abrazo incluído.

Y mañana, que gane la España!!

FL

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n1702093.htm

Federico Ling Sanz Cerrada 
Los nuevos Creel y AMLO
El Sol de México
10 de julio de 2010
La contienda por la Presidencia de la República del 2012 prácticamente ha comenzado. Más bien nunca ha dejado de estar vigente en la agenda pública; sin embargo, conforme el tiempo se acerca, los candidatos van revelando sus intenciones de participar en ella. Las elecciones federales de 2009, así como las locales que tuvieron lugar hace una semana, funcionan como buenos indicadores para medir el ánimo electoral de la ciudadanía. Las fuerzas y debilidades de cada uno, así como sus fortalezas. Al final del día, las elecciones intermedias, tanto locales como federales, son una suerte de “referéndum” para saber cómo va el Gobierno federal en el ánimo de los que votan.

En este sentido, las elecciones federales de 2009, así como las locales de este año indican cosas totalmente distintas. En materia de fuerza electoral, las alianzas parecen dar frutos inesperados para muchos de nosotros que creíamos lo contrario. O bien, que ideológicamente dudábamos de la viabilidad de las mismas. No obstante lo anterior, debo admitir que las coaliciones para elegir gobernadores en varios estados de la República funcionaron bien. Y el mito del “invencible PRI” ha comenzado por derrumbarse.

Hemos visto cómo aquellos que se dejan llevar por la soberbia, acaban perdiendo todo al final. El caso emblemático de ello es el de López Obrador en 2006, donde, en gran medida, su discurso del “invencible” y del “intocable” lo llevó a la derrota. En el caso de Santiago Creel es igual: siendo secretario de Gobernación y con las preferencias a su favor dentro y fuera de Acción Nacional, fue derrotado por Felipe Calderón. Cuando alguien se cree y se piensa invencible, comienza a cometer errores garrafales. En otros países sucede igual; por ejemplo, Hillary Clinton, en su disputa por la candidatura con Barack Obama, fue seducida por el mal consejo de quien se siente ganador a priori y perdió la contienda interna frente a quien hoy gobierna a la nación más poderosa del mundo. Existen ejemplos más recientes, como el del panismo queretano, que perdió la elección de gobernador hace unos meses por descuidar la campaña y creerse ganador. Hoy por hoy estamos viendo que al PRI le está sucediendo lo mismo: los descalabros en Sinaloa, Puebla y Oaxaca son claro ejemplo de que sintiéndose ganadores, fueron derrotados.

Vemos entonces, muchas caras en la palestra política coyuntural. Vemos a Ernesto Cordero, a Alonso Lujambio, a Josefina Vázquez Mota, a Manlio Fabio Beltrones, a Enrique Peña Nieto, a Marcelo Ebrard, y también vemos a Santiago Creel y a López Obrador. Y menciono a Creel y a AMLO al final, porque representan y simbolizan mucho de lo que está escrito en esta columna: una vez más, los dos políticos vuelven a enfrentarse en una contienda preelectoral para la Presidencia de la República. En esta ocasión, ninguno de los dos cuenta con el “viento a favor”. Las preferencias electorales no les favorecen. No obstante, es importante señalar que ambos han aprendido la lección. ¿Cuál?, no sabemos a ciencia cierta; pero una que, sin duda, han aprendido es la de dudar de su propia invulnerabilidad. Nadie es invencible. Y ellos lo saben. Y ellos lo capitalizan. Y ellos hacen cosas para avanzar pequeños pasos día a día.

No hay que malinterpretar lo que estoy diciendo, puesto que se antoja difícil que los dos lleguen demasiado lejos en los comicios, uno por el PAN y el otro por algún partido que se precie de ser de izquierda. Pero resulta importante puntualizar que ambos personajes representan un poco, en la política, lo que sucede día a día en la vida: perdemos batallas, y muchas de ellas porque nos pensábamos invencibles o superiores. Perdemos las mejores cosas que hemos amado, desde un trabajo hasta una familia. Y eso nos hace más humildes y menos invulnerables. Porque no lo somos ni tampoco somos superiores al otro. Somos quienes somos solamente por lo que hay dentro de nosotros y lo que decidimos hacer con eso. Y así avanzamos por la vida, tratando de abrirnos camino, no en razón de los demás, sino de nosotros mismos. Y en la política es igual. Importantes lecciones veremos en estos meses.

https://federicoling.wordpress.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información.

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: