Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Veintes de independencia

junio 23, 2010

Federico Ling Sanz Cerrada 
Veintes de independencia
El Sol de México
12 de junio de 2010
http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n1669114.htm
A ratos, como que el “veinte” tiene la mala manía de “caernos” varios días (si no es que semanas) después. A mí recientemente me acaba de ocurrir algo parecido con nuestro bicentenario y me acaba de “caer el veinte”, a dos semanas del paseo que les dieron a los restos de nuestros próceres de la independencia, que justamente estamos a pocos días de conmemorar el aniversario del inicio de la guerra de independencia.

Lo que me llamó la atención y a la reflexión fue el hecho que se le diera una especie de tributo a las osamentas celosamente guardadas en el ángel de independencia, como si pasear un montón de huesos y ceniza en desfiles altamente ornados, con guardia de honor y soldados en uniforme de gala fuera un verdadero homenaje. Se lo pongo de esta otra manera; si usted falleciera (aclaro, le deseo una vida larga y llena de éxitos, esto es sólo un mero ejemplo hipotético) y desde la otra vida tuviera la oportunidad de ver lo que sus descendientes hacen, ¿qué le dejaría mejor sabor de boca? ¿Qué guarden sus restos en un hermoso contenedor de oro incrustado con piedras preciosas, o que sus hijos y sus familias sean capaces de llevar una vida plena, de influenciar su ambiente de modo positivo y creativo (en el sentido de crear) y de transmitir los valores con los que usted vivió? Yo en mi caso, preferiría saber que a través de mis hijos pude heredar a mi tierra un generador de bienestar.

No es que quiera unirme (dos semanas después) a quienes tanto criticaron el desfile aquel, sino que creo que hay otra cara de nuestros festejos que también es de suma importancia y con la que quiero contribuir a que sea recordada: son nuestros actos de cada día los que celebran nuestra independencia, lo demás es sólo un pretexto para hacer bullicio.

Oportunidades para celebrar las tenemos todos los días. Todos los días tenemos la oportunidad de trabajar, desde donde estemos, por hacer crecer a tierra; todos los días tenemos la oportunidad de dejar de rechinar los dientes por las cosas que no salen bien y decidir cambiar lo que no nos gusta; todos los días tenemos la oportunidad de sonreírle al vecino y ayudarle a que tenga una jornada más ligera; todos los días podemos cerrar la llave del agua y evitar que el desperdicio que nos ha puesto ya en condiciones de escasez; todos los días tenemos la oportunidad de hacer lo mejor que podemos con lo mejor que tenemos, en lo pequeño, en los detalles, que a fin de cuentas son los que cambian los panoramas.

Los restos, son justamente eso: restos, y como tales, están muertos. Es el legado que nos dejaron lo que permanece vivo ¡y es a lo vivo a quien debiese pertenecer nuestra devoción! (y no sólo patriótica). En nuestro país hay cualquier cantidad de malestares (rezago educativo, economía alicaída, parálisis política, inseguridad, violencia, etc.), y cada quien debemos enfrentar en nuestra vida diaria situaciones que muchas veces son contrarias a lo que esperábamos; nos toca a nosotros decidir qué hacer con eso: enfrentarlo con el valor del héroe dispuesto a transformar su entorno o conformarnos con nuestro “aquí nos tocó vivir.” Realizar un acto de honor por el legado que nos ha sido encomendado, o seguir pisoteando la memoria de nuestros héroes y antepasados.

Hay mil cosas por mejorar, muchas no nos tocan a nosotros, muchas sí. Y aunque me gustaría ver que nuestras élites políticas y económicas festejaran haciendo todos los cambios que desde hace tanto prometieron (y que cada día se tornan más necesarias), creo que resulta más sencillo, convencerlo que para festejar nuestro bicentenario, honre la memoria de todos aquéllos quienes tuvieron que dar su vida para darnos a nosotros la oportunidad de construir la nación que queremos. Creo que vale la pena intentar que con nuestras celebraciones logremos que las futuras generaciones nos dediquen las palabras del buen Fernando Delgadillo: “…y si ellos miran hacia atrás en lo que les toca empezar, y nos hallan a nosotros que formamos un lugar, que un buen día nos marcharemos y tal vez podrán decir: en verdad que fueron grandes los viajeros que cruzaron por aquí.”

https://federicoling.wordpress.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: