Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Anatomía del “gandalla” mexicano

mayo 10, 2010

Hola!

Aquí va el último artículo!

Ojalá les guste!

Abrazo!

FL

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n1626411.htm

Federico Ling Sanz Cerrada 
Anatomía del “gandalla” mexicano
El Sol de México
8 de mayo de 2010
Quiero hablar de la cultura del “gandallismo”. Y digo mexicano, porque tiene un sentido muy distinto al que ofrece la Real Academia Española y porque yo también soy mexicano y no conozco con profundidad otro pueblo como éste, que es el mío. Pero ¿qué entiendo por gandalla?

1.- El “gandalla” evita asumir su responsabilidad. Imaginemos, por ejemplo, que vamos manejando en una avenida importante y que, llegado a cierto punto, hay una reducción de carriles. Y cuando la fila se ha organizado de tal modo en que, primero pasa uno y luego otro y así sucesivamente, nunca falta alguien que, aunque no sea su turno, se adelante y busque pasar primero. Me ha sucedido. Y cuando volteo a ver al conductor en cuestión, evita verme. Mucho menos sostenerme la mirada. Finge demencia. Y sigue acelerando para efectivamente pasar primero. ¿Por qué el conductor “gandalla” evita el contacto cara a cara? Porque es más fácil. Porque resulta más atractivo ser “gandalla” sin asumir la propia responsabilidad de serlo. Porque, además, hay mucho vidrio, metal y plástico en ambos carros que lo protege y lo separa del contacto humano. Y se siente seguro; pero eso no evita que siga siendo un “gandalla”. Pone en el coche y en la reducción de carriles una lucha de control y poder que no es capaz de asumir frente a frente y de manera directa, haciéndose cargo de su conducta. Y por eso no responde por su acción. Su “valentía” solamente está puesta en el carro. No es una condición interna. Esa es la diferencia entre ser “gandalla” y ser valiente.

2.- El “gandalla” pretende diluir y ocultar su conducta entre la colectividad. Imaginemos ahora que acabamos de comprar un horno de microondas y en la caja nos dicen que tenemos que llevar la garantía al área de servicios para que la sellen y sea válida. Como hay mucha gente y el área de servicios está sumamente desorganizada, llegamos con todo y nuestro microondas nuevo y preguntamos a unas personas si están haciendo fila; la respuesta es sí. Y nos formamos detrás de ellos. La gente sigue atiborrando el lugar. Y entonces llega una señora, con un exótico peinado, joyas y un perfume caro (al menos así parece), y después de voltear a ambos lados, decide ir caminando poco a poco y meterse a la fila; de tal suerte que, sin aspavientos ni confrontaciones, y con la molestia interna del resto de los clientes, es atendida primero que todos. ¿Por qué lo hace así? Porque un “gandalla” aprovecha la colectividad para sacar provecho personal. Toma ventaja de la confusión general y oculta su acción entre las acciones de los demás, creyendo que es más inteligente. Esta acción colectiva es similar, cuando un camión de refrescos vuelca en la carretera, y “gandallas” se llevan la mercancía a casa, entre la confusión y el desorden general.

3.- El “gandalla” se cree más inteligente y más “fregón” que el otro; por eso se lo restriega en la cara. Este sería el caso de quien acude a realizar un trámite o servicio y hace fila durante dos horas, y aquél que llega tarde, y después de darle 200 pesos al vigilante, pasa primero. El que dio el dinero se cree mejor, se cree más inteligente y se encarga de hacer fiesta de ello. Mejor aún si puede evidenciar al “tonto” que hizo la fila dos horas. ¿Por qué sucede esto? Porque el “gandalla” lo único que evidencia es una carencia personal: física, intelectual, o peor aún, emocional o psíquica. Por eso busca demostrarle al otro que es mejor, que le “ganó la partida”, que es más “fregón”. Porque en su interior se siente mal. Se siente menos.

Todos en algún momento de la vida hemos sido “gandallas”; y mi convicción es que ésta es una de las grandes causas de nuestro atraso, incultura y poca civilización. Si logramos que el “gandallismo” vaya desapareciendo, México será un mejor lugar para vivir. La transformación nacional pasará por la transformación personal. En la medida en que trabajemos nuestra persona para ser menos “gandallas”, seremos también una mejor nación.

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

https://federicoling.wordpress.com y @fedeling

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: