Psicoanalizando al Leviatán

Psicoanalizando al Leviatán

por Federico Ling

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

Gobernar es transformar (I de III)

marzo 17, 2010

Comparto mi artículo en El Sol de México / OEM del pasado sábado… ojalá les guste:

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n1554844.htm

Federico Ling Sanz Cerrada
Gobernar es transformar (I de III)
El Sol de México
13 de marzo de 2010

Gobernar es transformar. Para gobernar se necesita, además, pensar. Pensar es dominar. Hagamos una profunda reflexión que nos lleve al dominio de las cosas, al propio control de nosotros mismos y de nuestra realidad. El escenario político en México luce desértico y bastante poco alentador. El pleito y el encono de la clase política, pero también de nosotros mismos como ciudadanos y como sociedad, nos está llevando a la ruina. Luego entonces, se hace necesario pensar para dominar y gobernar para transformar. Revisando algunas notas académicas me encontré con apuntes interesantes. Me gustaría pensar y reflexionar sobre ciertas ideas y teorías que puedan explicar nuestra propia realidad y, al tiempo, proponer algunas otras en términos generales, coadyuvando en este esfuerzo conjunto para que nuestro futuro próximo no luzca tan desolado.

En este primero de tres artículos que pretendo escribir sobre estas “transformaciones”, quiero hablar en primer lugar de la “Teoría de Sistemas”; aquella que describe a la realidad política como un sistema que tiene estructuras y cumple funciones. ¿Qué funciones cumple el sistema político? Básicamente tres esenciales: la creación de las leyes (función legislativa), la aplicación de las leyes (función ejecutiva) y la sanción de las leyes (función judicial). ¿Cuáles son sus estructuras? De manera simple, nuestras instituciones. ¿Qué buscamos con explicar la realidad política mexicana desde “la teoría de sistemas”? El desarrollo político. Aunque va de la mano con el desarrollo social, humano o económico, hablaremos primero -para no “hacernos bolas”- del asunto político; es evidente que nos urge.

Las estructuras que tiene un sistema político pueden ser sencillas o complejas. Grandes o pequeñas. Lo importante es que las tenga y, además, que las fortalezca. En la medida en que las estructuras (instituciones) políticas se consoliden, tendremos un mayor desarrollo político. Por ejemplo, fortalecer el papel de cada uno de los Poderes de la Unión y su autonomía; fortalecer la autonomía del Banco de México, del IFE, del IFAI y de las comisiones de los Derechos Humanos; fortalecer el sistema de partidos; fortalecer el sistema educativo y de participación de la sociedad civil.

Todo sistema también tiene roles concretos para cada uno de sus actores. Las funciones son específicas, independientemente de quién sea la persona que las lleva a cabo: la función de un legislador o de un juez debe ser sumamente clara y específica, no importa quién ocupe ese lugar, y es diferente de la función de un Consejero del IFE o de un rector de una universidad pública. En la medida en que los roles estén claramente diferenciados y definidos, habrá mayor desarrollo político.

La cultura política juega un papel relevante en todo sistema político. El conjunto de reglas, valores, actitudes, etc., proveen de una dimensión psicológica al sistema político y, mientras la cultura política sea mayor, habrá también mayor desarrollo político. Otro elemento importante es la secularización del sistema político: no quiere decir limitar la libertad religiosa y de culto, sino quitarle el componente místico a la toma de decisiones, que debe ser racional. Conforme un sistema político sea menos místico y más racional, tendrá también un mayor desarrollo político. Por ejemplo, si hacemos las leyes y tenemos discusiones más racionales y menos pasionales en San Lázaro o en la Asamblea Legislativa del DF, seguramente tendríamos resultados diferentes.

La articulación de intereses políticos, o en otras palabras, la coordinación o agrupación política de esos intereses, es otro elemento central. Conforme la articulación política de esos intereses funcione, habrá mayor desarrollo político. Lo anterior va de la mano con los procesos de socialización política, es decir, el sistema político inculca los procesos políticos a los actores (los ciudadanos son actores con roles definidos también) y educa con valores a los mismos. En la medida en que la articulación de intereses políticos y los procesos de socialización política crezcan y se fortalezcan, también habrá mayor desarrollo político. Por ejemplo, si empatamos la agenda ciudadana con la legislativa, la agenda entre partidos o las agendas entre gobiernos federal y estatales, seguramente los resultados también serían distintos.

México está urgentemente necesitado de hacer algunos cambios para generar mayor desarrollo político. Pensar es dominar y gobernar es transformar. ¿Por dónde empezamos?

federicoling@gmail.com; @fedeling

*Maestro en Ciencia Política y Medios de Información

¿Qué te parece?

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: